Las últimas cuatro ofertas públicas iniciales (OPI) en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) han sido poco o nada rentables para sus accionistas. A excepción de Banco del Bajío, el resto cotiza por debajo de su precio de salida a Bolsa.

José Cuervo, Banco del Bajío, Traxión y Grupo México Transportes (GMXT) se hicieron públicas en el 2017. A dos años de su debut siguen sin repuntar.

Este panorama se une a los difíciles momentos que vive actualmente el mercado de OPI, con dos años sin ver a nuevas empresas desfilando por el mercado de valores.

Especialistas en temas bursátiles explicaron que las empresas que recientemente se hicieron públicas han pasado por momentos de volatilidad e incertidumbre en el mercado local y global, así como en un entorno de estancamiento económico.

Aunque cotizan con descuento, los inversionistas no están dispuestos a pagar un precio que les representa mayor riesgo, añadieron.

“Una acción puede ser mucho más rentable en momentos de expansión económica y ahora los inversionistas han perdido un poco el apetito de riesgo ante un entorno de incertidumbre y nulo crecimiento económico”, dijo Guillermo Delgado, director de análisis bursátil de Wallstreet Capital (BWC).

Algunos casos como Cuervo comenzaron con el pie derecho su cotización en el mercado, pero empezaron a caer cuando los inversionistas cuestionaron su valuación.

Hasta ahora, la emisora con mayor contracción al precio de sus títulos es GMXT. La división de transporte ferroviario del conglomerado industrial  Grupo México se ha hundido 19.90% desde su salida en la BMV.

El panorama no pinta diferente para la empresa de transporte de carga y personal, Traxión, que tiene una pérdida de 18.88% desde su precio inicial de venta.

La mayor tequilera del mundo, José Cuervo ha ido recuperándose, después de que registró su peor caída por cerca de 33% en noviembre del 2018. Actualmente alcanza una minusvalía de 2.21% desde febrero del 2017 cuando debutó en la Bolsa Mexicana de Valores.

En contrasentido, las acciones de Banco del Bajío han subido 7.32% desde que se hizo pública.

Vivo reflejo

El bajo rendimiento de las últimas OPI también refleja lo que ha pasado con el S&P/BMV IPC, que mide el rendimiento de las acciones de mayor tamaño y liquidez listadas en la BMV. Desde el 8 de febrero del 2017 acumula una caída de 7 por ciento.

Las empresas que se colocaron en bolsa recientemente “salieron en buenos niveles, pero si revisamos la Bolsa en los últimos años no ha pagado casi nada, eso no ayuda a la rentabilidad”, dijo Juan Rich, director de Análisis y Estrategia Bursátil del banco Ve por Más.

Rich mencionó que muchas de las acciones de las emisoras están en manos de inversionistas que no venden, como afores, lo que castiga el precio de la acción. Por ejemplo, Traxión que tiene una baja bursatilidad es lo que le ha impactado en su cotización.

El director general de la BMV, José Oriol Bosch, coincide en que la volatilidad de los últimos dos años junto con el poco crecimiento de la economía nacional no ha ayudado mucho a las nuevas emisoras.

“Viéndolo del otro lado, las emisoras están más baratas que en ese entonces, pero en algún momento esperamos que se corrija porque ha sido un momento complicado para el S&P/BMV IPC local”, dijo el director de la BMV.

A largo plazo las empresas tienden a recuperarse, opinó la directora general de la Bolsa Institucional de Valores (Biva), María Ariza. “Cuando la base de las empresas es sólida, van incrementando su margen EBITDA y adquiriendo activos representan una oportunidad porque la valuación se va a recobrar, los mercados son vaivenes y tienen caídas y subidas naturales”, aseguró. Ariza dijo que “si la empresa tiene fundamentales sólidos y una buena historia habrá apetito por tomarlas”.

En opinión de Juan Rich, cuando la economía y el mercado comiencen a recuperarse y las valuaciones se corrijan, entonces habrá mayor margen para que nuevas empresas  se animen a salir a Bolsa. Esto luego de que ya se cumplió dos años sin ninguna OPI en México.

Finalmente Guillermo Delgado explicó que, además, a medida que la tasa de interés baje habrá mayor atractivo por la renta variable nacional.

[email protected]