El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) informó que la sequía que azotó al país causó menos daños de lo que se esperaba en los cultivos de maíz, pese a esto, rebajó su estimación de la cosecha del grano para el 2012.

Además, comentó que los suministros del cereal, de la soya y del trigo se mantienen estables a pesar de las desfavorables condiciones climatológicas en Europa y EU.

La previsión del USDA fue mayor de lo que esperaban los operadores, la institución recortó su estimación para la cosecha de maíz del 2012 en menos de 1% en 1.3 millones de toneladas a 272.5 millones de toneladas y la de la soya en 2% en 1 millón de toneladas a 71.7 millones. El mercado esperaba que la institución bajara su estimado del maíz en 3.7 por ciento.

Asimismo, el suministro internacional de trigo bajó marginalmente a pesar de las pérdidas causadas por la sequía en Rusia. Según el informe, el cultivo global de trigo retrocedería 5% desde el año pasado.

Sin embargo, la USDA indicó que la cosecha del grano dorado será la menor en seis años y la de la soya, la más baja en nueve años.

Tras la publicación del informe del USDA, los precios del maíz cayeron, ya que el mercado esperaba un recorte de la estimación de 10 millones de toneladas en septiembre.

El contrato de maíz para septiembre, el más próximo a vencer, perdió 11.25 centavos a 7.71 dólares por bushel y el de la soya subió 44.25 centavos a 17.40 dólares.

Analistas creen que el alza mundial en el precio de los cereales podría haber llegado a su punto más alto, los datos divulgados por el Departamento de Agricultura aumentaron las esperanzas de que la emergencia alimentaria puede evitarse.

La situación parece ser bastante cómoda en comparación con lo que muchas personas temían , dijo Abdolreza Abbassian, economista y analista de granos de la Organización para la Alimentación y la Agricultura de Naciones Unidas.

Además, las estimaciones podrían tranquilizar a los líderes del Grupo de los 20 que analizan si se requiere una acción conjunta para evitar una repetición de la escalada de los precios de los granos y cereales en el 2008.