La Comisión Europea anunció la apertura de una investigación profunda sobre la compra de Refinitiv, responsable de las terminales de información financiera de Thomson Reuters, por parte de London Stock Exchange Group (LSEG), según informó en un comunicado.

Bruselas sospecha que la operación podría reducir la competencia en la comercialización y liquidación de varios instrumentos financieros y productos de información financiera.

La operación, que se gestó el año pasado, supera los 24,000 millones de euros.

“El acceso a la infraestructura de mercados y a productos de información financiera es necesario para tomar decisiones de inversión y proteger ahorros. Hemos abierto una investigación profunda para evaluar si la transacción propuesta afectaría a la competencia en estos mercados”, dijo la vicepresidenta del Ejecutivo comunitario responsable de Competencia, Margrethe Vestager.

En primer lugar, se cree que la operación combinaría las dos mayores plataformas de negociación electrónica de deuda pública de Reino Unido y Suiza. La suma de MTS (de LSEG) y Tradeweb (de Refinitiv) resultaría en una “enorme cuota de mercado” que, además, dificultaría a sus competidores conseguir un número suficiente de clientes para convertirse en alternativa.

Las autoridades comunitarias también ven problemas en el mercado extrabursátil de derivados de tasas de interés, la categoría más importante. Bruselas considera que las barreras de entrada en este segmento son altas y los clientes no suelen cambiar de plataforma.

En tercer lugar, la CE cree que la operación podría provocar que se deniegue el acceso a los datos de LSEG a competidores de Refinitiv en la provisión de información financiera a tiempo real.