Donald Trump e Irán intercambiaron duras palabras el miércoles sobre los precios del crudo, con acusaciones de Teherán contra el presidente de Estados Unidos por contribuir a la volatilidad tras retirar al país el mes pasado de un acuerdo nuclear internacional.

Trump inició la última controversia al renovar sus ataques contra la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), diciendo en un tuit que los precios del crudo están demasiado altos por culpa del cártel.

Los precios del petróleo han subido cerca de 60% el último año, después de que la OPEP y países ajenos al grupo, como Rusia, empezaron a reducir su oferta. El cártel se reunirá la próxima semana para evaluar si pone fin al acuerdo.

El gobernador de Irán en la OPEP, Hossein Kazempour Ardebili, respondió con rapidez a Trump, afirmando que “no puede imponer sanciones a dos miembros fundadores de la OPEP y seguir culpando a la OPEP por la volatilidad de los precios del crudo”, señaló en un comunicado enviado a Reuters en el que se refirió también a Venezuela.

Tras tocar un pico en mayo de 80.50 dólares por barril, los precios han bajado algo y el Brent cotizaba el miércoles a cerca de 76 dólares, en parte por la posibilidad de que el acuerdo concluya y porque Arabia Saudita y Rusia ya han empezado a incrementar su bombeo.

“Los precios del petróleo están demasiado altos, la OPEP lo está haciendo otra vez. ¡No es bueno!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter el miércoles. La última vez que había abordado este asunto fue en abril.

Está previsto que el pacto de reducción del suministro petrolero se prolongue hasta fines del 2018, pero no está claro que vaya a continuar en el 2019. No obstante, los cálculos cambiaron después de que Trump anunció en mayo la retirada de Estados Unidos del acuerdo del 2015 que restringía el programa nuclear iraní a cambio del levantamiento de sanciones.

La decisión estadounidense elevó la presión sobre los clientes europeos y asiáticos para que dejen de importar crudo iraní y dejen de hacer negocios con el país. En respuesta, Arabia Saudita, archirrival de Irán y el mayor productor de la OPEP, dijo que analizaría un aumento del suministro.

Menos inventarios en EU impulsan al crudo

Los precios del petróleo subieron luego de que una caída mayor a la esperada de los inventarios de crudo en Estados Unidos, junto con reducciones de existencias de gasolina y destilados, indicaron una fuerte demanda en el principal consumidor del mundo.

Al principio de la sesión, los futuros del crudo Brent y de EU habían caído por preocupaciones sobre un aumento de la producción en EU y expectativas de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros productores relajen recortes voluntarios de producción cuando se reúnan el 22 y 23 de junio en Viena.

El crudo Brent ganó 86 centavos, o 1.1%, a 76.74 dólares por barril. El petróleo liviano en EU avanzó 28 centavos, o 0.4%, a 66.64 dólares.

Al final de la sesión, los precios del crudo recortaron sus alzas luego que la Reserva Federal elevó las tasas de interés, una medida que era ampliamente esperada.

Las tasas de interés más altas fortalecen el dólar, lo que aumenta el costo de las materias primas, incluido el petróleo.

Los inventarios de crudo en EU bajaron 4.1 millones de barriles en la última semana, dijo la Administración de Información de Energía (EIA). Esto superó las expectativas de analistas de una baja de 2.7 millones de barriles.

La demanda estimada de gasolina alcanzó un récord de 9.9 millones de barriles por día (bpd) en la semana, según los datos.

Esas cifras sorprendieron además porque contradicen lo publicado la víspera por el American petroleum institute (API), cuyas estadísticas son consideradas menos confiables que las de la EIA, destacó James Williams de WTRG.

La OPEP y algunos productores fuera del cártel, incluyendo a Rusia, comenzaron a limitar la producción en el 2017 para reducir un exceso de suministro y los precios han subido  60% en el último año.

Según analistas, el panorama para el mercado en la segunda mitad del año es incierto y la OPEP afirma que existen riesgos a la baja para la demanda. (Reuters, con información de AFP)