Una vez que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, excluyó a México de tarifas en el acero y aluminio, el peso tuvo una ligera apreciación de 0.22 por ciento.

El tipo de cambio cotizó en 18.5910 pesos en operaciones al mayoreo, representó una ligera revaluación de 4.15 centavos.

Sin embargo, los inversionistas apuestan al dólar; en el mercado de futuros de Chicago, la posición especulativa a favor del peso disminuyó 9.67% en la semana que cerró el 6 de marzo, al pasar de 2,462 millones a 2,224 millones de dólares.

Todavía persisten riesgos como la evolución de la política monetaria de EU y la incertidumbre de la renegociación del TLCAN.

El director de análisis económico de CIBanco, Jorge Gordillo, comentó que las presiones en el tipo de cambio continuarán las próximas semanas, serían explicadas por factores externos.

El especialista anticipó que la paridad mantendría cotizaciones altas, es decir, se observarían niveles cercanos a 18.90 pesos por dólar, aunque en esta semana podría tocar los 18.50 pesos por dólar.

Por su parte, la analista de mercado de cambios de Banco Bx+, Mariana Ramírez, destacó que, en el corto plazo, el peso mantiene un fuerte “soporte” en 18.50 pesos, sin embargo, la expectativa es que se deprecie los siguientes meses.


ricardo.zamudio@eleconomista.mx