Los futuros de trigo de Estados Unidos cayeron el jueves por cuarta sesión consecutiva, extendiendo las peores pérdidas en siete meses y medio de la sesión anterior, porque débiles datos de ventas de exportación se sumaron a la preocupación por la pandemia de coronavirus.

La soya y el maíz tuvieron un cierre mixto, porque se desvaneció el apoyo inicial de coberturas de posiciones cortas, de una abrupta alza de los precios del petróleo, y los operadores se centraron en la posible contracción de la demanda por un dólar estadounidense más fuerte y la recesión mundial.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) reportó ventas netas de exportación de trigo la semana pasada de 72,900 toneladas, por debajo de las expectativas y 86% menos que el promedio anterior de cuatro semanas.

Después de un aumento inicial en las ventas de exportación a medida que la crisis del coronavirus se profundizaba en el mundo, algunos importadores están revirtiendo compras, debido a los abundantes suministros y sólidas perspectivas de cosecha en países productores clave.

El trigo para mayo en Chicago bajó 8.50 centavos a 5.4175 dólares por bushel. La presión de venta se aceleró cuando los precios rompieron el soporte técnico de los promedios móviles de 50 y 100 días.

La soya para mayo perdió 4 centavos a 8.5875 dólares por bushel, un mínimo de casi dos semanas.

El maíz para mayo cayó 1.25 centavos a 3.3350 por bushel, muy cerca del mínimo para el contrato.