En el 2017, los contratos de futuros y opciones intercambiados en Bolsas de valores en el mundo fue de 25,200 millones, cifra que se mantuvo casi en los niveles del 2016, cuando se registraron 25,220 millones de contratos, muestran datos de la Asociación de la Industria de Futuros (FIA, por su sigla en inglés).

Dicho gremio, que representa a la industria global de derivados, menciona en un documento que las negociaciones se han mantenido en el mismo nivel en los recientes tres años, con alrededor de 25,000 millones de contratos negociados.

De todo el volumen del 2017, 14,800 millones correspondieron a contratos de futuros negociados, una cifra 6.6% menor a la de 2016. Las opciones de contratos comercializados fueron 10,400 millones, 11% más al año previo.

El Chicago Mercantile Exchange (CME), el mercado de derivados financieros más grande del mundo, se mantuvo una vez más a la cabeza, con más de 4,000 millones de contratos. La Bolsa Nacional de la India (NSE) fue el segundo mercado clasificado con casi 2,500 millones de contratos negociados, mientras que los intercambios en América del Norte representaron 34% del volumen total en el 2017.

En el ranking de 54 bolsas de derivados, destaca el B3 de Brasil que saltó al número cinco de intercambios, por delante de Nasdaq y Eurex, el mayor mercado europeo de derivados.

China se rezaga

En China, las tres bolsas de futuros de materias primas tuvieron un año de inactividad, el volumen de Zhengzhou Commodity Exchange cayó 35%, en el 2017 respecto a la operación del 2016. En esta Bolsa se negocian, compensan y liquidan futuros y opciones de productos agrícolas y otros productos básicos.

Por tipo de contratos, la FIA refiere que los futuros representaron 59% del volumen total de derivados cotizados en Bolsa en el 2017 y los futuros y opciones sobre tasas de interés establecieron un récord de 3,970 millones de contratos del volumen anual, un aumento de 12.9% respecto al 2016.  La categoría agrícola cayó al nivel más bajo desde el 2013, con 1,310 millones de contratos o una caída de 32.4 por ciento.

“La actividad de negociación en futuros y opciones de tasas de interés repuntó en Norteamérica y Europa, reflejando las expectativas de mayores tasas de interés, hilando el segundo año de alza”, expone la FIA.
judith.santiago@eleconomista.mx