“La tranquilidad de los inversionistas se refleja en el fortalecimiento del peso respecto del dólar y podría llevar al tipo de cambio a niveles de 18.14 unidades por billete verde”, destacó Alberto Hernández, director de análisis de Quanta Shares.

“El mercado está tranquilo. tenían dos grandes preocupaciones: la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que en algunos productos beneficiaría a México y en otros lo perjudicaría, y la postura del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quien tiene una actitud conciliadora”, comentó el experto en temas de tipo de cambio.

“El político, agregó, no tiene un discurso en el que propone que va a echar para atrás las cosas, como el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, que se revisarán los proyectos y que nadie está por encima de la ley”.

Quanta Shares tiene el índice VIQS que mide la volatilidad del tipo de cambio. Mientras más alto es el nerviosismo de los inversores, numéricamente es mayor.

El entrevistado puso un ejemplo: “Días antes de que se llevaran a cabo las elecciones, el VIQS estuvo en 22 puntos con un tipo de cambio presionado.

Cerró en 14.59 puntos, pero estuvo en niveles de 13 unidades, con un tipo de cambio debajo de 19 unidades.

Días tranquilos

“El mercado se siente tranquilo, no parece que habrá movimientos fuertes en el corto plazo, a menos que pase algo inesperado, pero en este momento la volatilidad disminuyó”, explicó el experto vía telefónica.

Hernández pronosticó que el tipo de cambio podría estar en 30 días en niveles que podrían rondar entre 18.14 a 19.93 pesos por dólar.

Sin embargo, el analista destacó que en verano el volumen de las operaciones de los mercados tiende a disminuir por las vacaciones.

Para Quanta Shares existen elementos que podrían presionar el precio de la moneda mexicana, como la repercusión del incremento de la inflación en el país en la tasa de interés, pero fuera de eso no se vislumbran en el mercado datos económicos que pudieran presionar el tipo de cambio peso-dólar.

eduardo.huerta@eleconomista.mx