El índice S&P 500 y el Promedio Industrial Dow Jones subieron el viernes, este último cortando una racha negativa de ocho caídas gracias al impulso del sector energético, pero las pérdidas en los papeles tecnológicos frenaron al NASDAQ.

El referencial estadounidense ganó 4.6% a 68.58 dólares por barril y el Brent subió 3.4% a 75.55 dólares, luego de que los productores acordaron un modesto incremento del bombeo para compensar las pérdidas de producción en momentos de una creciente demanda global.

Las acciones de Exxon Mobil subieron 2.1% y las de Chevron 2%, convirtiéndose en los principales motores del avance del S&P, junto con las de ConocoPhillips que ganó 4.08 por ciento. El subíndice de energía subió 2.2%, en una sesión en la que el sector registró su mejor desempeño en junio.

La remontada de los precios del petróleo debido a la decisión anterior de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de limitar los suministros, en un esfuerzo por reducir los inventarios globales, ha dado al sector una ganancia de más de 11% en el trimestre hasta la fecha y lo ha dejado como el mejor de los 11 principales grupos del S&P.

“Las noticias del día son la OPEP y la reacción de las acciones”, dijo Tim Ghriskey, jefe de Estrategia de Inversión en Inverness Counsel.

Europa, en verde

Datos económicos de la zona euro mejores a lo esperado y el alza de las acciones energéticas por un acuerdo de la OPEP ayudaron a las bolsas europeas a repuntar al cierre de una semana turbulenta, marcada por el nerviosismo provocado por las disputas comerciales.

El índice STOXX 600 cerró con subida de 1.09 por ciento.

Las principales petroleras dieron un impulso al índice, respaldadas por el acuerdo de la OPEP. Total y Royal Dutch Shell ganaron 3.3 por ciento.

Acciones de emisoras como Exxon, Chevron y Total cerraron este viernes en terreno positivo.