Luego de que el presidente de Estados Unidos Donald Trump anunciara la imposición de aranceles a las exportaciones de acero y aluminio mexicano a partir del 1 de junio, el peso mostró fuertes movimientos volátiles, sobre todo en los primeros minutos de las operaciones de este jueves.

La debilidad de la divisa mexicana se explicó básicamente porque este jueves venció el plazo de la exención de aranceles de 25 y 10% a la importación de acero y aluminio, respectivamente, gravámenes impuestos por el gobierno estadounidense a México, Canadá y la Unión Europea.

El tipo de cambio superó el precio de resistencia de los 20 pesos por dólar, al llegar a una cotización máxima intradía de 20.0350 pesos por billete verde.

Sin embargo, hacia el cierre de las negociaciones de este jueves, el peso concluyó en 19.9240 pesos por billete verde en operaciones interbancarias a la venta, con respecto a las últimas transacciones de la jornada anterior (19.8115 pesos), resultó una depreciación de 0.57%, esto es una pérdida de valor de 11.25 centavos.

A las 8 de la noche, en operaciones electrónicas, la paridad registró un precio de 19.9150 pesos por dólar, frente a las últimas transacciones de la jornada previa (19.9240 pesos), representó una ligera apreciación de 0.05 por ciento.

Se complica

El subdirector de Estrategia de Tipo de Cambio de Banorte-Ixe, Juan Carlos Alderete, comentó que el escenario del peso se complica con la decisión del gobierno estadounidense de establecer impuestos a los metales mexicanos.

El especialista adelantó que, en el corto plazo, la moneda mexicana mostraría periodos de alta volatilidad, con el pronóstico de observarse cotizaciones cercanas a los 20.50 pesos por dólar, sobre todo ahora que el mercado está convencido de que no se ratificará este año el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El experto agregó que el tipo de cambio probablemente no rompería el precio de resistencia de los 21 pesos por dólar en las siguientes semanas, pese al nerviosismo que generaría la expectativa de un triunfo del candidato presidencial por la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, en las elecciones del 1 de julio.

Alderete mencionó que un factor que podría ayudar a la moneda mexicana sería la percepción de un menor fortalecimiento del dólar estadounidense en el mercado de divisas internacional, tras la perspectiva de que la Reserva Federal de los Estados Unidos  no emprendería un política agresiva de alza de tasas para este año.

Por su parte, el analista económico sénior de CIBanco, James Salazar, anticipó que la perspectiva para la paridad en los siguientes días es que siga depreciando hasta alcanzar un precio de 20.50 pesos por dólar.

Agregó que bajo las actuales condiciones del mercado, es decir, con la perspectiva de que el TLCAN no se ratifique en las próximas semanas y la parte política comience a poner nerviosos a los inversionistas, no sería raro ver que el peso alcance un precio de 21 pesos por dólar previo a las elecciones.