La moneda mexicana se depreció más de 1.5% frente al dólar estadounidense, alcanzando un nuevo mínimo histórico de cierre, al llegar a un precio de 21.91 pesos por dólar en operaciones al mayoreo.

En operaciones al menudeo (ventanilla bancos) también fueron impulsadas hacia arriba, tras finalizar en 22.25 pesos por dólar.

El día anterior se observó una cotización de 21.80 pesos por billete verde.

El tipo de cambio alcanzó una cotización de 21.91 pesos por dólar, que con respecto a las últimas transacciones de la jornada anterior (21.5680 pesos), significó una depreciación de 1.59 por ciento.

En los últimos 13 días el peso mexicano registra una depreciación frente al dólar estadounidense acumulada de 6.15 por ciento.

Al inicio de las operaciones, la depreciación de la moneda mexicana era explicada por la caída del precio del petróleo, ante el anuncio de la Agencia Internacional de Energía en relación a que se esperaba un aumento en la producción de crudo en Estados Unidos.

TLC será revisado

Sin embargo, la mayor depreciación de la paridad peso-dólar también estuvo motivada por los comentarios realizados por el nominado para Secretario de Comercio en la administración de Trump, Wilbur Ross, quien dijo ante el Senado que la revisión del TLCAN es una de sus prioridades.

El subdirector de mercados financieros de Banco Santander, Salvador Orozco Peña, comentó que el escenario del tipo de cambio peso-dólar se ve complicado, sobre todo porque en los siguientes días se espera una mayor depreciación del peso mexicano.

En ese sentido, el especialista anticipó que existen amplias posibilidades de que el tipo de cambio peso-dólar supere el precio de resistencia de los 22 pesos, y una vez rompiendo ese nivel podría llegar a 22.50 pesos.

Adelantó que el peso mexicano se podría presionar aún más si se percibe una menor entrada de flujos, tanto directa como de cartera, pues en lo que va de este año existe una salida de capitales golondrinos de alrededor de 395 millones de dólares.

Trimestre complicado

El analista económico sénior de CIBanco, James Salazar, destacó que el primer trimestre será el más complicado para el peso mexicano, ya que existen estimaciones de que podría tocar los 23 pesos por dólar e inclusive irse a los 23.50 pesos por dólar que podría ser su cotización máxima de este año.

Agregó que la mayoría de los inversionistas se encuentran nerviosos y preocupados por los niveles que podría alcanzar el tipo de cambio y los efectos que tendría en la economía real.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx