El mercado de derivados mexicano, MexDer, inició el año con operaciones escasas en sintonía con el resto de los mercados de derivados del mundo; sin embargo, hay contratos que son un foco de oportunidad para los inversionistas.

Durante enero el volumen de operación para futuros se incrementó 12.35%, mientras que el interés abierto cedió en 1.9%, respecto del mismo mes del 2011. Al cierre del año anterior, el interés abierto cedió 6.42% y el volumen operado subió 30%, según datos del MexDer.

De acuerdo con operadores y analistas, el mercado de derivados en México aún es un mercado pequeño en que las operaciones se concentran principalmente en contratos referenciados a deuda. Tan sólo en enero, los futuros de la TIIE 28 significaron cerca de 96% de los contratos abiertos, mientras que los futuros del dólar apenas 2.2% y los del IPC 0.4 por ciento.

Un caso a destacar es justo el de los contratos de divisas, destacó Mario Copca, analista y operador de derivados en CI Casa de Bolsa, en el MexDer y en el Chicago Mercantile Exchange (CME). Dejando fuera a los contratos de la TIIE, los futuros del dólar y el euro representaron 54.5% de los contratos abiertos en el mercado mexicano.

En el CME habría ocurrido un movimiento similar con el peso, cuyos contratos han alcanzado recientemente nuevos máximos históricos, de hasta 247.7 mil contratos abiertos al inicio de la semana, según mencionó el analista. De acuerdo con operadores, el incremento demuestra la confianza de los grandes inversionistas en el peso, a la luz de las recientes inyecciones de liquidez de los grandes bancos centrales y los sólidos fundamentales macroeconómicos del país.

A la vista de Copca, el mercado de derivados mexicano aún tiene un gran potencial, no sólo para incrementar su volumen de operación sino por igual para desarrollarse. La reciente alianza con el CME es una oportunidad que da un potencial de crecimiento en volumen de operación y creación de nuevos instrumentos , indicó.

Sin embargo, pese a que dicha alianza fue celebrada desde el año pasado, Copca comenta que no se ha visto un cambio importante en el volumen de operaciones a raíz de lo anterior, y es que aún resta que se concluyan algunos cambios meramente operativos para que las operaciones puedan realizarse en ambas direcciones, según coincidió con operadores del mercado.

Por ahora, si bien el mercado de derivados mexicano es esencialmente de contratos de deuda, para Copca el contrato del IPC podría continuar mostrando un buen desarrollo. Ante las recientes alzas que han visto los mercados al inicio del año, se teme que una toma de utilidades pudiera venir en cualquier momento, por lo que contar con un respaldo o cobertura en los futuros del Índice podría ayudar a los inversionistas a reducir riesgos.

[email protected]