La compañía automovilística Tesla cerró febrero en mínimos anuales en Bolsa después de detener la producción de su Model 3 en sus instalaciones de California desde el 22 de febrero al 7 de marzo por la falta de ciertos componentes, como los semiconductores.

Las acciones del fabricante de vehículos eléctricos se situaron el viernes en 675.50 dólares, 7.4% menos que los 729.77 dólares que costaban a principios de año.

Los títulos de la empresa acumularon dos días en mínimos anuales, tras tocar suelo el jueves, cuando cerraron en 682.22 dólares, 6.5% menos que en la primera jornada en el NASDAQ este 2021.

Según Joaquín Robles, de XTB, hasta hace dos semanas las acciones de Tesla se revalorizaban 30% este año, pero cambiaron de rumbo por el "temor" que existe en el mercado a la inflación.

"Los inversionistas empiezan a ver la inflación como un peligro", dijo Robles, que explicó que se está comenzando a pensar que si la economía se está recuperando por sí sola, quizá exista riesgo de sobrecalentamiento con el paquete de incentivos del gobierno.

Los inversionistas apuestan por firmas menos sobrevaloradas y con menor endeudamiento, por lo que las compañías del NASDAQ empiezan a caer, ya que al ser tecnológicas suelen tener más nivel de apalancamiento y más caro el acceso al financiamiento, como Tesla.