El oro subió el martes a su nivel más alto en casi ocho años y registró su mayor alza trimestral desde marzo de 2016, debido a que un aumento de los casos de coronavirus impulsó la demanda por activos seguros.

El oro al contado ganó 0.5% a 1,779.44 dólares la onza. Más temprano en la sesión subió hasta 1,785.46 dólares, un pico desde octubre de 2012. Los futuros del oro en Estados Unidos subieron 1.1% a 1,800.50 dólares la onza.

El lingote, que ganó más de 12% en el trimestre, marcó su tercer mes consecutivo de alzas.

“Los fundamentos alcistas subyacentes en el mercado del oro permanecen y esos incluyen el Covid-19, que todavía está impulsando la demanda de refugio, y los estímulos de los bancos centrales que han estado estableciendo récords”, y podrían causar inflación en el futuro, dijo Jim Wyckoff, analista senior de Kitco Metals.

Algunos estados de Estados Unidos han revertido la reapertura de sus economías y han cerrado negocios para combatir un alza en los casos, mientras que las infecciones en países como India y Brasil siguen creciendo.

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, dijo el lunes que el panorama para la mayor economía mundial era “extraordinariamente incierto”, sembrando más dudas sobre una recuperación.

Entre otros metales preciosos, el platino ganó 1.5% a 817.83 dólares la onza, pero cerró el mes en baja por primera vez en tres meses aunque registró su mayor avance trimestral desde septiembre de 2012.