En la primera parte de la sesión en la Bolsa de Madrid, el valor de las acciones de Telefónica cayeron hasta los 9 euros y estuvo a punto de perder el soporte de los 9 euros por acción que recuperó el 5 de enero.

Pero en la segunda mitad del día, la cotización reaccionó y cerró con una caída mínima de 0.07% hasta los 9.08 euros.

La toma de utilidades de Telefónica (que acumula una subida de 3% en lo que va de año) se produce en plena marcha atrás de los inversionistas bajistas en el capital.

El fondo más agresivo, Boussard & Gavaudan, redujo su posición corta desde 1.09 hasta 0.99 por ciento.

Es la primera vez que el hedge fund baja del nivel de 1% desde octubre pasado. Ese mes la cotización emprendió una profunda corrección que llevó a los títulos de Telefónica por debajo de los 8 euros por acción.

Desde ahí emprendió una gran reacción hasta niveles muy cercanos a los 9 euros.

La consistencia de la subida obligó a los inversionistas bajistas a cerrar parte de sus posiciones cortas. Éstas alcanzaron niveles récord el 9 de diciembre en 3.77% pero desde entonces han bajado hasta 3%, un nivel inusualmente alto para la compañía.

La salida progresiva de los bajistas coincide con las buenas expectativas de los analistas (casi la mitad de los que siguen la compañía recomiendan Comprar) para el valor. Citi mantiene a la operadora entre sus valores favoritos para el 2017, mientras que otras firmas como Carax Alpha-Value otorgan a la compañía un potencial alcista de 30% en seis meses.

Además otras firmas como Fidentiis Equities y Banco Sabadell dan al valor precios objetivos que se sitúan por encima de los 12 euros, lo que supondría para Telefónica volver a los niveles más altos desde finales del 2015.