Telefónica lanzó una oferta de recompra de bonos híbridos por un total de 495.7 millones de euros que intercambiará por una nueva emisión de 500 millones. También ha colocado 1,000 millones en bonos senior a 10 años, para los que ha conseguido precios históricos.

En la primera de estas operaciones, la compañía se ha dirigido a los dueños de dos emisiones que están en el mercado y que Telefónica ya intentó recomprar en el 2018, así que la propuesta se realiza realmente a los tenedores de la deuda que no acudieron en ese momento.

La oferta, por tanto, está destinada a los 203 millones de euros que quedan de una emisión que originalmente fue de 600 millones de libras (unos 711 millones de euros) y a 292.7 millones de otra colocación que comenzó sumando 625 millones.

Telefónica pagará 104,571 libras esterlinas por cada 100,000 libras de la primera emisión que acudan a la recompra y 112,313 euros por cada 100,000 euros de la segunda.

La operadora intercambiará estas recompras por el nuevo bono híbrido que ha emitido hoy, con el que ha conseguido 500 millones de euros, de forma que su posición neta en esta deuda no cambiará.

Aprovecha condiciones de mercado

Esta emisión supone el estreno de Telefónica con su primer híbrido verde y su objetivo es reducir la factura que paga por sus híbridos.

Los cupones de los bonos que está intentando recomprar están entre 6.75 y 7.625%, cuando ahora pagará 2.5% en su nueva colocación, después de haber conseguido una demanda de 2.000 millones, cuatro veces la oferta.

BBVA, BNP Paribas, CaixaBank, Mizuho, NatWest y Santander son los bancos que han trabajado como colocadores en la oferta de híbridos.

Estas dos operaciones no son las únicas que ha realizado hoy Telefónica.

La empresa del sector de telecomunicaciones ha querido aprovechar al máximo las buenas condiciones de mercado y ha emitido también bonos senior a 10 años.