La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) probablemente deba mantener las tasas de interés de Estados Unidos bajas por más tiempo, dados los factores adversos derivados del débil crecimiento económico global, la apreciación del dólar y la inesperada baja sostenida de los precios del petróleo, sugirió un miembro de la Fed.

El presidente del Banco de la Reserva Federal de San Francisco, John Williams, dijo que ahora ve un crecimiento levemente más bajo, un desempleo ligeramente mayor y una inflación aproximadamente una décima de punto porcentual menor este año, respecto de su estimación de diciembre, cuando la Fed subió sus tasas de interés por primera vez en casi una década.

Cambio de opinión

En ese entonces, los funcionarios del banco central de Estados Unidos proyectaron cerca de cuatro alzas de las tasas de interés para este año y Williams había dicho que eso estaba en línea con sus propias expectativas.

Su opinión parece haber cambiado, luego de que las preocupaciones de los inversores sobre una desaceleración global y la debilidad en China hundieron a los mercados bursátiles y a los precios del petróleo, durante la mayor parte de enero. En tanto, el dólar se ha fortalecido, lo que ha hecho caer la inflación en Estados Unidos muy por debajo de la meta de 2% de la Fed.

La estrategia de política monetaria normal dice que una inflación un poco menor, quizás un poco menos de crecimiento (...) presentan razones para un proceso de normalización de las tasas una pizca más lento , dijo Williams.

Nosotros tuvimos un dólar un poco más alto, algunos datos dispares sobre la economía, algo de debilidad (en el crecimiento del PIB de Estados Unidos en el cuarto trimestre), todo eso junto, de alguna manera, me dice que este año probablemente necesitemos algo más de política monetaria expansiva que lo que creí a mediados de diciembre , agregó el funcionario del banco central.

Anteriormente, esta semana, Williams participó en la reunión de la Fed en Washington, en la que el organismo decidió dejar estables las tasas de interés y reconocer que estaban observando con atención a los mercados financieros globales.

Williams dijo que durante los últimos meses nada ha cambiado radicalmente en su opinión sobre el camino de crecimiento de China, y agregó que incluso la sorpresiva decisión del viernes del Banco de Japón de llevar sus tasas de interés a territorio negativo no modificó su estimación base para la economía de Estados Unidos para el 2016 y 2017.

El funcionario había proyectado anteriormente que la economía de Estados Unidos crecerá entre 2 y 2.5%; la inflación comenzará a converger a la meta de 2% de la Fed durante los próximos años, y la tasa de desempleo, ahora en 5%, también disminuirá.