Las tasas de los bonos mexicanos de largo plazo descendían este viernes siguiendo el optimismo de los mercados en el exterior, después de que los líderes europeos alcanzaran un acuerdo para adoptar medidas que buscan contener la crisis de la zona euro.

El rendimiento del papel a 10 años, con fecha de vencimiento el 9 de junio del 2022, caía 0.08 puntos frente a su cierre del jueves, a 5.49%, de acuerdo con intermediarios.

Por su parte, la tasa del bono a 20 años, con vencimiento el 29 de mayo del 2031, operaba al 6.55%, 0.10 puntos por debajo de su cierre previo.

Según datos de Thomson Reuters, el rendimiento se dirigía a cerrar su mejor trimestre en dos años impulsado por la persistente entrada de flujos del extranjero atraídos por las buenas perspectivas para la economía local, en momentos de fuerte volatilidad en el exterior.

"Se ha operado interesantemente", comentó un especialista, quien dijo que las noticias de Europa impulsaron una ola global de apetito por activos de riesgo en detrimento de los bonos del Tesoro estadounidense, que son vistos como un refugio seguro y con los que la curva de México suele mantener una estrecha correlación.

Las tasas de los bonos operan a la inversa que sus precios por lo que la compra de papel hace que los rendimientos bajen.

Líderes de la zona euro acordaron este viernes adoptar medidas de emergencia para bajar los costos de endeudamiento de Italia y España, y para crear a finales de este año un órgano único que controle a los bancos de la zona euro, un primer paso hacia una unión bancaria europea que alentó a los inversionistas.

Operadores también atribuían las ganancias del viernes a la expectativa de que el resultado de los comicios locales del domingo resulte favorable para la economía, aunque no descartan un inminente ajuste por toma de ganancias la próxima semana.

Rob