La incertidumbre política y la definición del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no asusta a los fideicomisos de inversión en bienes raíces (fibras). El sector se mantiene optimista ante los resultados.

Directivos de fibras han expresado que los efectos en sus operaciones han sido mínimos. Las ocupaciones están en niveles récords, por arriba de 90% en promedio, no han observado caídas que “preocupen” en el alquiler de inmuebles y siguen renovando contratos.

Analistas del sector consideran que un cambio de rumbo en la política del país y una eventual cancelación del TLCAN, cuya negociación sigue su curso, podrían traducirse en menor crecimiento económico. Si la economía es fuerte, la demanda de oficinas, de espacio industrial, de vivienda y de hoteles tiende a llevar a mayores tasas de ocupación y a un mayor crecimiento de las rentas.

Los fibras son empresas inmobiliarias que desarrollan, compran y rentan propiedades para uso industrial, comercial, de oficinas y hoteles, primordialmente.

El director de Operaciones y Adquisiciones de Fibra Monterrey, Javier Llaca, reconoce que la incertidumbre en el mercado por el proceso electoral de México y el TLCAN ha tenido un efecto indirecto por la presión en el tipo de cambio, porque aproximadamente 65% de sus ingresos está en dólares.

Seguirá creciendo

Dijo que el mercado continuará creciendo independientemente de las elecciones, pues en los últimos 10 años el inventario industrial de metros cuadrados clase A ha crecido 6% a una tasa anual compuesta en el país.

“La coyuntura del mercado es interesante, poco tiene que ver con efectos políticos o por el TLCAN. Estamos viendo un mercado un poco más motivado por la venta, debido al efecto que ha tenido el incremento en las tasas de interés”, aseguró el director de Adquisiciones y Operaciones de Fibra Monterrey que administra naves industriales y oficinas.

Por su parte, el director de Fibra Macquarie, Juan Monroy, dijo recientemente a analistas que la actividad en el mercado de bienes raíces industriales en México sigue siendo favorable.

“La dinámica estable de la oferta y la demanda permanece; somos optimistas sobre los fundamentos inmobiliarios globales de México”, sostuvo.

Para Fibra Uno, el mercado inmobiliario en México ha sobrevivido a crisis y cada seis años vive un cambio de administración. Además, las condiciones macroeconómicas del país favorecen la actividad.

Jorge Pigeon, vicepresidente de Relación con Inversionistas de Fibra Uno, sostiene que “hay un momentum de crecimiento hacia el futuro muy grande”. Esto si se considera que México se situará como la novena economía del mundo para el 2030, por lo que se requerirá un mercado de oficinas con una oferta de entre 15 a 20 millones de metros cuadrados de área bruta rentable; actualmente hay 5.6 millones.

Fibra Prologis asegura que la mayoría de sus inquilinos, empresas con actividades en industrias como el comercio electrónico, logística y manufactura, considera que la actividad comercial ha sido buena o mejor comparada con el año pasado, alrededor de 30% espera un crecimiento significativo en la actividad comercial para este año. Sus inmuebles tampoco han sido desocupados.