NUEVA YORK.- Los precios de los bonos del Tesoro estadounidense subían el jueves, al crecer el temor por la crisis de deuda en Europa después de que el Banco Central Europeo se abstuvo de lanzar nuevas medidas para ayudar a mitigar los problemas de algunos países de la zona euro.

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, dijo que no se había discutido durante la reunión mensual del jueves la posibilidad de comprar bonos de países de la zona euro como Grecia, pese a la intensa especulación del mercado de que podría hacerlo.

"Todo el dinero está dejando Europa y las acciones, y yendo hacia los bonos del Tesoro", resumió Rick Klingman, director gerente de operaciones con bonos del Tesoro en BNP Paribas en Nueva York.

La búsqueda de activos seguros llevaba los rendimientos de los bonos de largo plazo a mínimos en cinco meses.

Los inversionistas fueron confrontados además con cifras mixtas de la economía estadounidense, incluyendo datos decepcionantes de ventas de las cadenas minoristas en abril y una baja en las solicitudes semanales de subsidio por desempleo, junto con una caída del euro pese a una decente subasta de deuda en España.

Los precios de los bonos se dispararon durante dos días en que los inversores volaron a activos de refugio, ante un recrudecimiento de los problemas de deuda en Europa.

El vuelo hacia activos de calidad llevó a los inversores, que estaban "cortos" en el mercado del Tesoro, a comprar bonos para cubrir sus posiciones. Esto significó un alza de los precios y una fuerte baja de los rendimientos, suficiente para llevar a los analistas a ajustar sus panoramas para la rentabilidad de los bonos a 10 años y 30 años.

Los datos económicos mixtos en Estados Unidos hicieron más difícil que los bonos encontraran una dirección. Los analistas consultados por Reuters esperaban un incremento de 1.7% en las ventas en mismas tiendas de abril, pero el dato mostró finalmente un alza de sólo 0.5 por ciento.

Al mismo tiempo, las solicitudes semanales de subsidio por desempleo mostraron una caída a 444,000, desde 451,000.

"Las solicitudes estuvieron más o menos en línea con lo esperado y parecen no haber tenido un efecto tremendo sobre los mercados", dijo Keith Blackwell, estratega de RBC Capital Markets en Nueva York.

El precio del bono a dos años subía 2/32, con un rendimiento de 0.83%, frente a 0.87% del miércoles.

El papel a 10 años avanzaba 16/32 y ofrecía un rendimiento de 3.48%, cerca de un mínimo en cinco meses.

En tanto, el bono a 30 años ganaba 1-3/32 en precio y su rendimiento era de 4.32%, frente al 4.39% del miércoles y también cerca de un mínimo en cinco meses.