Las ventas pendientes de casas usadas en Estados Unidos subieron más de lo esperado en mayo, dijo este miércoles un grupo sectorial, pero la sobreoferta de propiedades sin vender se mantiene como un lastre para el mercado hipotecario.

El índice de ventas pendientes de casas de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios se elevó 8.2% a 88.8, en un repunte desde el mínimo de siete meses registrado en abril.

Las ventas pendientes de casas anticipan las ventas efectivas de casas en un mes o dos.

Economistas habían previsto que los contratos de ventas de casas usadas subirían solo 3.8% tras una caída reportada previamente de 11.6 por ciento.

Las ventas pendientes de casas crecieron en las cuatro regiones evaluadas, con el Medio-oeste y el Oeste que mostraron alzas de dos dígitos.

En 12 meses a mayo, las ventas pendientes crecieron 13.4 por ciento.