El Banco de México (Banxico) ofreció a través de subastas 8,800 millones de dólares con el fin de mantener el funcionamiento ordenado del mercado cambiario entre el 30 de noviembre y el 31 de diciembre del año pasado.

Sin embargo, dada la evolución del mercado en ese periodo no hubo asignaciones, detalló en su informe anual correspondiente al 2011.

Desde el pasado 30 de noviembre el banco central inició la oferta diaria de 400 millones de dólares a través de subastas a un tipo de cambio que como mínimo 2% mayor al tipo de cambio determinado el día hábil inmediato anterior.

Ello ante la gravedad de los acontecimientos en los mercados financieros internacionales y a la decisión de la Comisión de Cambios, integrada por la Secretaría de Hacienda y el Banco de México.

Pero gracias a esta medida y otras acciones implementadas por el Banco Central Europeo en diciembre del 2011, mejoraron las condiciones en los mercados internacionales, lo que contribuyó a que la volatilidad en el mercado cambiario disminuyera.

En el informe también se destaca que en el caso de México el nivel de volatilidad cambiaria que se empezó a observar en agosto del 2011 fue inferior a los periodos de turbulencia de finales del 2008.

FORTALEZAS

Entre los factores que contribuyeron en esta ocasión a un comportamiento relativamente menos desfavorable del mercado cambiario en relación con episodios pasados de inestabilidad financiera en los mercados internacionales, destacó el fortalecimiento de las finanzas públicas.

También la creciente credibilidad en una política monetaria enfocada a que la inflación converja al objetivo permanente de 3% y a que tenemos un sistema bancario bien capitalizado, cuyo monitoreo se fortaleció con la creación del Consejo de Estabilidad Financiera.

Además por la acumulación de reservas internacionales y la contratación y posterior renovación de la Línea de Crédito Flexible del Fondo Monetario Internacional.