Los futuros de soya cerraron con alzas el miércoles en el mercado de Chicago, gracias a un rebote desde mínimos de casi un mes que tocaron el día previo, mientras que el maíz cayó a su nivel más bajo en dos semanas por ventas técnicas y preocupaciones por la abundancia de inventarios.

En tanto, el trigo bajó por tercera sesión consecutiva, presionado por el exceso de inventarios globales y arrastrado por ventas técnicas.

La soya para marzo cerró con una subida de 1.25 centavos, a 10.17 dólares por bushel, tras tocar durante la sesión un piso a 10.1525 dólares. El mínimo del martes a 10.1425 dólares fue el valor más bajo para el contrato desde el 21 de noviembre.

Algunos operadores dijeron que seguían preocupados por los riesgos de que el clima seco dañe las plantaciones en Argentina, uno de los principales exportadores mundiales de la oleaginosa, luego de que la caída de lluvia presionó los precios el martes.