Los futuros del trigo en Chicago subieron el lunes, alcanzando un máximo de dos meses y medio apoyados por el clima adverso en partes de las áreas de cultivo de Estados Unidos, Canadá y Rusia, lo que aumenta las preocupaciones sobre el suministro mundial.

La soya cayó tras el alza de la semana pasada, presionada por pérdidas más amplias en los mercados externos, aunque la incertidumbre climática apuntalaba a la oleaginosa, mientras que el maíz se comercializó casi sin cambios, apoyado por el trigo.

El contrato de trigo más activo en Chicago subió 8.25 centavos a 7.0075 dólares por bushel, luego de alcanzar 7.0950 dólares por bushel, su nivel más alto desde 18 de mayo.

El maíz cotizaba estable en 5.52 dólares por bushel, mientras que la soya caía 13 centavos a 13.7875 dólares por bushel.

Las expectativas de la cosecha de trigo de Rusia en 2021 se han reducido debido al clima cálido y seco en el sur, mientras que los precios de exportación del trigo de Ucrania aumentaron la semana pasada debido a la incertidumbre sobre la cosecha en la región del Mar Negro.

En tanto, la soya bajó ya que las lluvias caídas durante el fin de semana probablemente mejoraron la cosecha, aunque la sequedad a largo plazo sigue siendo una amenaza.

Los agricultores de la región centro-sur de Brasil han cosechado el 30% de su segunda cosecha de maíz hasta el 15 de julio, según la consultora de agronegocios AgRural, frente al 43% del año anterior. Ello debido principalmente a la siembra tardía.