Los futuros de la soya en el mercado de Chicago cayeron el viernes a su nivel más bajo en más de una semana, revirtiendo los avances tempranos y registrando un retroceso semanal.

En cambio, los futuros de maíz subieron por compras técnicas y temores a que un clima cálido desfavorable amenace el desarrollo de la cosecha en Estados Unidos. El trigo en Chicago marcó máximos en dos semanas por pronósticos de una menor cosecha en Francia y compras técnicas.

La soya para agosto cayó 3.25 centavos, a 8.6350 dólares por bushel, y en la semana perdió más de 4 por ciento. El contrato para noviembre, correspondiente a la nueva cosecha, bajó 3.5 centavos a 8.80 dólares bushel y perdió 4% en la semana.

La preocupación por un empeoramiento de las relaciones comerciales con China —el mayor comprador mundial de soya— siguió presionando al mercado, según operadores. A eso se suman las proyecciones de altos rendimientos de la cosecha en Estados Unidos este año.

Los operadores dijeron que encontraron pocas sorpresas en un informe del Departamento de Agricultura (USDA, por su sigla en inglés) que mostró que los productores sembraron más soya que maíz por primera vez en los últimos 35 años.

El maíz para septiembre subió 5.25 centavos a 3.5950 dólares por bushel, mientras que el contrato a diciembre ganó 5.25 centavos, a 3.7125 dólares. La preocupación por el clima contrarrestó un reporte del USDA que mostró que los inventarios domésticos del grano están por encima de los pronósticos.

El trigo rojo blando de invierno para septiembre en Chicago subió 17.75 centavos, a 5.0125 dólares por bushel, aunque en la semana perdió 0.6 por ciento.

Strategie Grains recortó su pronóstico de la cosecha de trigo en Francia para este año en más de 4 millones de toneladas, a 33.2 millones de toneladas.