Los futuros de la soya en la Bolsa de Chicago cayeron el viernes a mínimos, después de que el Departamento de Agricultura (USDA, por su sigla en inglés) reportó intenciones de siembra e inventarios al 1 de marzo mayores que los previstos en EU.

El contrato al contado del maíz se acercó a un máximo de dos semanas después de que el USDA proyectó una siembra menor que lo previsto, en tanto, los futuros del trigo para mayo subieron impulsados por compras técnicas luego de la publicación del reporte.

La soya para mayo perdió 17 centavos, o 1.9%, a 9.46 dólares por bushel, luego de tocar su cota más baja desde el 4 de agosto a 9.4425 dólares. El contrato de la nueva cosecha para noviembre cayó a 9.4950 dólares, su menor nivel desde mediados de octubre, antes de recortar pérdidas.

En el trimestre terminado el 31 de marzo, el contrato de primera posición de los futuros de la soya descendió 50.5 centavos por bushel o 5.1 por ciento.

El maíz para mayo subió 6.75 centavos a 3.6425 dólares por bushel, después de tocar su nivel más alto desde el 20 de marzo a 3.6675 dólares. En tanto, el trigo para mayo avanzó 5.5 centavos a 4.2650 dólares por bushel y el trigo rojo duro de invierno en Kansas City ganó 3.25 centavos a 4.2050 dólares.

El USDA proyectó que la siembra de soya en Estados Unidos alcanzaría un récord de 89.5 millones de acres en el 2017, por sobre las estimaciones del mercado de 88.2 millones.

La superficie destinada al maíz alcanzaría 89.996 millones de acres, por debajo de la proyección de 90.969 millones, en tanto, el área para el trigo sería de 46.059 millones de acres.

Las crecientes estimaciones para la actual cosecha de soya en Suramérica presionaron a la oleaginosa. Informa Economics subió su proyección para la cosecha brasileña 2016/17 a 111 millones de toneladas, desde 108 millones, dijeron las fuentes.

Los mayores pronósticos para la producción de maíz en Suramérica presionaron al cereal.