Los futuros de la soya cerraron con caídas el lunes en el mercado de Chicago por tercera sesión consecutiva, arrastrados por una persistente toma de ganancias y en medio de una mejoría del clima para la cosecha en Sudamérica.

Los futuros de maíz cerraron con pocos cambios, con una consolidación del contrato a marzo apenas por debajo de un nivel clave de resistencia, mientras que los de trigo terminaron en alza por compras técnicas que incluyeron las coberturas de posiciones cortas por parte de fondos.

El contrato de soya para marzo en Chicago bajó 9.75 centavos o 0.7% a 10.5775 dólares por bushel.

Lluvias caídas el fin de semana ayudaron a zonas agrícolas secas en Argentina, mientras que el clima despejado que se pronostica esta semana beneficiaría a áreas golpeadas por inundaciones a comienzos de mes, dijeron meteorólogos especializados.

Un dólar más débil dio sustento a los precios de maíz y trigo porque hace que el grano estadounidense sea más competitivo a nivel internacional.

El maíz para marzo cerró con una caída leve de 0.25 centavos, a 3.6950 dólares por bushel después de igualar pero no lograr superar el nivel de 3.70 dólares, el máximo en seis meses que alcanzó la semana pasada y el promedio de movimiento de 200 días.

Los analistas del mercado esperan que los productores incrementen las ventas si el contrato logra superar el nivel de 3.70 dólares por bushel.

El contrato de trigo para marzo en Chicago subió 5 centavos o un 1.17%, a 4.3325 dólares por bushel.

El repunte de los precios fue limitado por los abundantes inventarios del cereal a nivel local e internacional y por una decepcionante demanda exportadora.