El año pasado no fue bueno para OMA, Bolsa, Kimberly, Santander y FEMSA, pues el precio de sus acciones disminuyó en el mercado de capitales respecto de su cierre del 2017. En lo que va del año y hasta el pasado 11 de julio, los títulos de esas empresas ya se recuperaron.

Sólo esas cinco emisoras, de 25 del S&P/BMV/IPC analizadas, lograron recuperarse de las pérdidas sufridas en el 2018.

Grupo Aeroportuario Centro Norte (OMA), Grupo Bolsa Mexicana de Valores, Kimberly Clark de México, Banco Santander México, y Fomento Económico Mexicano (FEMSA) han alcanzado un mejor precio del que tenían cuando se comercializaban en diciembre del 2017.

Los títulos de OMA, la operadora de aeropuertos, valían el 29 de diciembre 101.67 pesos cada uno, en el 2018 cayeron 7.89% a 93.65 pesos cada uno.

Este jueves se comercializaban en el mercado en 122.11 pesos por unidad.

El grupo aeroportuario logró un rendimiento de 20.10% desde su última cotización del 2017 a la fecha. De enero al pasado jueves, el precio de sus papeles incrementó 30.39 por ciento.

“Tomando en cuenta el desempeño de junio, consideramos que el crecimiento del tráfico de pasajeros de los últimos 12 meses mantiene un ritmo de crecimiento atractivo, de hecho, mejor al esperado hasta esta mitad de año”, escribieron en una nota de análisis expertos de Monex Casa de Bolsa.

En el caso de la operadora Bolsa, sus papeles terminaron el 2017 en 33.85 pesos cada uno, en el 2018 finalizaron en 33.49 pesos, y actualmente se cotizan en 36.06 pesos por unidad.

Este año la emisora Bolsa volvió a formar parte del IPC, el principal indicador del mercado accionario mexicano.

Las emisoras del índice tienen  mayor exposición a los portafolios de inversionistas institucionales e individuales.

Los títulos de la firma de cuidado personal Kimberly Clark de México se vendían en el 2017 a 34.65 pesos, luego cayeron en 2018 10.04% a 31.17 pesos.

Ayer sus títulos terminaron la jornada en 36.58 pesos cada uno.

De punta a punta, esto implica un retorno de 5.57% en el valor de los papeles de la productora de papel.

En el caso de Santander, sus papeles pasaron de 28.73 pesos en el 2017 a 24.4 pesos el año pasado, y Nse vendieron a 30.21 pesos.

Los de FEMSA, dueña de Oxxo, tenían una cotización de 184.95 pesos en el 2017, y actualmente se venden en 185.66 pesos.

Los rezagados

El indicador estrella de la BMV cayó 15.6% el año pasado, su mayor descenso en 10 años. Los motivos por los que descendió no se han modificado sustancialmente en los últimos 18 meses.

“Las pérdidas en el 2018 se vieron particularmente concentradas en el cuarto trimestre del año pasado y los movimientos que vemos este año son relativamente parecidos a los que vimos en dicho periodo”, opinó Luis Alvarado, analista de Banco Base.

Entre las que tienen mayores pérdidas respecto a su cierre del 2017 están Televisa, Cemex, Industrias Peñoles, Alsea y Gruma, entre otras.

La guerra comercial, todavía no resuelta entre Estados Unidos y China, temores a una desaceleración económica global, a nivel internacional fueron factores que pesaron en el ánimo de inversionistas.

En el ámbito local, el cambio de administración federal, la negociación del T-MEC, y la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) provocaron una toma masiva de utilidades hacia el final del año.

El ciclo económico, con señales que sugieren una próxima desaceleración, también ha obstaculizado que las firmas puedan remontar sus pérdidas del 2018.

“Por sectores, el minero es de los que se consideran más sensibles al ciclo económico y últimamente ha estado sonando mucho la noticia respecto a en qué etapa está la economía mundial, si puede haber una desaceleración, esto se ha visto también reflejado en los metales industriales”, abundó Luis Alvarado.

Además de una coyuntura complicada, la estructura financiera de algunas firmas se ha deteriorado en dicho periodo.

“También hay situaciones específicas. Algunas empresas ubicadas en Nuevo León tienen niveles de apalancamiento preocupantes, Cemex. En el caso de los bancos, el sector financiero también es muy sensible al ciclo económico”, advirtió el estratega de Banco Base.

Por ejemplo, si se viera a Grupo México tan sólo en el 2019, sus acciones cotizan a 48.22 pesos cada una, y tienen un rendimiento de 19.24%. Sin embargo, todavía están lejos de los 64.91 pesos en que se vendían al cierre del 2017.

En el caso de Cemex, sus CPO se vendían a 14.7 pesos cada uno, en el 2018 cerraron a 9.49 pesos, y terminaron el miércoles en la BMV a 7.73 pesos. De punta a punta, esto es una caída de 18.55 por ciento.

[email protected]