Los continuos vaivenes en la cotización de OHL se han trasladado al capital del grupo de construcción y de servicios.

Deutsche Bank y Société Générale, cuarto y quinto accionistas de la compañía, han reducido en los últimos días su participación por debajo de 5 por ciento.

Dos movimientos muy significativos que se han producido en plena corrección del valor.

El último en mover ficha ha sido el grupo galo, que ha rebajado su participación en acciones desde 4 hasta 3.5 por ciento.

Además, ha reducido su peso a través de instrumentos financieros desde 1 hasta 0.77 por ciento.

Por lo tanto, la participación total ha caído a 4.28% desde 5% anterior.

Antes, Deutsche Bank había reducido su presencia en el capital de OHL desde 5.34 hasta 4.91% del capital (1.83% en acciones y algo más de 3% en instrumentos financieros).

Y antes aun, a finales de febrero, el tercer accionista Invesco también vendió casi 300,000 acciones de la compañía y redujo su participación hasta 5.93 por ciento.

Estos son movimientos muy sustanciales en las participaciones que han llegado con el valor ofreciendo su cara más volátil.

Tras marcar máximos intradía el 29 de marzo en 6.24 euros por acción, OHL cayó hasta 5 euros el pasado miércoles.

Tras la gran corrección de 20%, el valor ha reaccionado en las dos últimas sesiones y fue el mejor de la del pasado viernes, con un avance de 5.79 por ciento.

El lunes se anotó una ganancia de 1.89%, hasta 5.43 euros.

La compañía que preside Juan Miguel Villar se benefició el viernes del cambio de expectativas que entre los analistas ha generado que el regulador bursátil mexicano haya declarado inocente de un presunto fraude a OHL México.

Banco Santander ha cambiado su recomendación desde Mantener a Comprar con un precio objetivo de 6.70 euros por acción, muy por encima de 5.33 euros a los que cerró la semana pasada.