El sistema financiero global está viviendo su mayor periodo de estrés desde la crisis financiera global de 2008 como resultado de la pandemia de Covid-19, según un documento de la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO, por su sigla en inglés).

Tajinder Singh, subdirector del IOSCO, explica en el documento que de hecho, según algunos indicadores, el estrés ha sido más severo que el de la crisis del 2008, pues aunque el shock se originó fuera del sector financiero, ha dado lugar a importantes turbulencias en los mercados financieros.

Por ejemplo, los gobiernos de todo el mundo recurrieron a bloqueos para abordar la crisis de salud, lo que resultó en un cierre sin precedentes de la actividad económica que ha dado lugar a problemas de solvencia y liquidez de empresas, familias y gobiernos.

De ahí, dijo, el papel de las autoridades y el sector financiero ha sido y seguirá siendo importante para apoyar la economía.

Desde un principio, los miembros de IOSCO, que en conjunto regulan más del 95% de los mercados de capitales, enfatizaron la importancia crítica de mantener los mercados abiertos en reconocimiento del papel que juegan los mercados en el financiamiento de la economía.

Singh mencionó que el funcionamiento ininterrumpido de los mercados de capital, crédito y financiamiento respalda a la economía real para enfrentar la crisis mediante el acceso a financiamiento y a la capacidad de cubrir riesgos. 

Por ello, insistió, IOSCO se comprometió a garantizar que los mercados continúen funcionando de manera abierta y ordenada para permitir que todos los participantes fijen el precio y transfieran el riesgo a todas las clases de activos negociados.

Para el directivo el papel de los mercados de capitales ha aumentado significativamente desde la crisis financiera del 2008-2009 precisamente como resultado de mayores requisitos de capital para los bancos, así como otros factores como las bajas tasas de interés. 

“Hoy en día, el financiamiento basado en el mercado de renta variable comprende aproximadamente la mitad del financiamiento global y, por lo tanto, tiene un papel importante que desempeñar para mitigar las crisis y financiar la recuperación”, escribió Singh.

Trabajando conjuntamente con el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea (BCBS), IOSCO anunció un aplazamiento de las fases finales de implementación de los requisitos de margen para los derivados compensados no centralmente para proporcionar capacidad operativa adicional para que las empresas respondan al impacto inmediato de la pandemia.

Asimismo, emitió una declaración sobre la aplicación de las normas de contabilidad y enfatizó la importancia de la divulgación por parte del emisor de información oportuna y de alta calidad sobre el impacto de la pandemia.

Dice la IOSCO que la pandemia también destacó la importancia de las reformas regulatorias coordinadas globalmente en todos los sectores. A pesar de la excepcional volatilidad, el comercio en general se mantuvo ordenado y los mercados de capitales se mantuvieron abiertos.

Mayor vulnerabilidad 

A decir de Tajinder Singh, la pandemia también aumentó las vulnerabilidades de los inversionistas minoristas ante estafas, fraudes y otras conductas indebidas; El RMCTF ha desarrollado un depósito de cuestiones relacionadas con los inversores minoristas y las respuestas reguladoras y de supervisión a la luz de la pandemia.

“El papel cada vez más activo de los mercados de capitales durante la última década fue una consecuencia prevista de las reformas globales; sin embargo, la cuestión de la alta deuda corporativa, que IOSCO identificó en octubre pasado como un riesgo importante, plantea la cuestión de encontrar el equilibrio adecuado para financiar la economía, en una mezcla sana de acciones y deuda.