En un intento por parte del Banco de México (Banxico) de detener los fuertes movimientos volátiles del peso, reactivó el mecanismo de subasta de venta de 200 millones de dólares, tras rebasar la divisa mexicana 1.5% de depreciación.

El instituto central, una vez que asignó la totalidad de la subasta de dólares en el mercado de divisas nacional, no evitó la mayor depreciación del peso mexicano, pues en tan sólo unos minutos la moneda se ubicó en las 14.80 unidades por billete verde.

En operaciones normales del mercado de divisas (cierre a la 1:30 de la tarde), el tipo de cambio peso-dólar alcanzó una cotización máxima de 14.7250 pesos en operaciones al mayoreo, es decir una depreciación de 1.2% con respecto a las operaciones del miércoles.

Sin embargo, en negociaciones over the counter, fuera del horario de mercado, a las 3:00 de la tarde, se activó el mecanismo de regulación del banco central, luego de haber llegado a un precio de 14.7750 pesos, una devaluación de 1.55 por ciento.

La paridad peso-dólar en negociaciones al menudeo (ventanilla bancaria) también presentó un fuerte repunte y superó las cotizaciones de las 15 unidades, al alcanzar un precio de 15.05 pesos, nivel que no se veía desde la crisis económica-financiera del 2009.

La directora de Análisis Económico y Bursátil de Banco Base, Gabriela Siller, destacó que la continuación de la devaluación de la divisa mexicana se derivó nuevamente de la caída de los precios internacionales del petróleo, donde el West Texas Intermediate (WTI) llegó a un valor mínimo en cinco años al cotizar en 59.56 dólares por barril.

La especialista agregó que la caída del peso mexicano también estuvo acompañada por pérdidas de otros países productores de crudo y de economías emergentes, como fue el caso de la corona noruega, que fue la divisa más golpeada con una devaluación de 1.87 por ciento.

Agregó que el real brasileño siguió ese mismo comportamiento, tras registrar una pérdida de valor de 1.35%, donde llegó a un máximo desde el 2005 de 2.6542 reales por dólar.

Por su parte, el rublo ruso también fue una de las monedas más afectadas por la baja del crudo, pues en las operaciones presentó una depreciación de 1.56%, aunque hay que destacar que en lo que va de este año lleva una devaluación de 41.01 por ciento.

El subdirector de Mercados Financieros de Banco Santander, Salvador Orozco, destacó que en la siguiente semana previsiblemente habría una mayor volatilidad del tipo de cambio, ante el último anuncio de política monetaria de la Reserva Federal (Fed).

Bajo ese contexto, el experto anticipó que previsiblemente la Fed elimine la frase de que la tasa de interés de referencia se mantenga sobre los niveles actuales por un tiempo considerable.

[email protected]