Amsterdam.- El gigante de hidrocarburos Royal Dutch Shell advirtió el viernes que sus ganancias del cuarto trimestre del 2013 serán menores que lo previsto por la mayoría de los analistas, debido a una mezcla de menos producción, mayores costos y un peor desempeño de su división de refinerías.

La compañía ofreció cifras provisionales de ganancias netas de 1,800 millones de dólares para el trimestre, muy por debajo de los 6,700 millones de dólares en el mismo periodo hace un año. Las cifras finales serán informadas el 30 de enero.

Las acciones de Shell, que al igual que las de otras compañías del sector han tenido un rendimiento menor que el esperado en el último año, cayeron más de 3% al inicio de las transacciones en Amsterdam, pero se recuperaron algo más adelante y estaban apenas 1.5% abajo, en 25.99 euros.

El director ejecutivo de la compañía, Ben van Beurden, dijo en un comunicado que los resultados "no fueron los que yo esperaba de Shell".

Van Beurden asumió el puesto apenas hace dos semanas en reemplazo de Peter Voser, que se retira. El analista de Investec Neill Morton dijo en una nota que inversionistas pudieran pensar que la advertencia de ganancias poco después de la asunción del cargo por Van Beurden es una medida para deshacerse de las malas noticias o crear respaldo para una nueva serie de recortes de costos, dos pasos que permitirán a la compañía tener mejor imagen más adelante.

"Nosotros aún no estamos convencidos", dijo Morton.

En su declaración, Shell detalló una larga serie de problemas en su unidad de producción, que generalmente representa el grueso de sus ganancias.

La compañía dijo que tuvo "un alto nivel de actividad de mantenimiento" en el trimestre, desproporcionadamente en sus operaciones más rentables, incluyendo la venta de gas licuado.

Shell además ha sufrido frecuentes cierres en el agitado delta del río Níger a causa de ataques contra sus instalaciones.

mac