Tras cinco jornadas consecutivas de pérdidas, la mayoría de los mercados bursátiles del mundo cerraron el viernes con ganancias, destacando los principales índices de Wall Street que ganaron en promedio 1.3%, mientras que el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) subió 0.98%, impulsados por el la recuperación de los precios del petróleo y la atractiva valoración de las acciones después de las caídas. También influyó en el regreso de los mercados bursátiles, la baja inflación que se sigue registrando en los Estados Unidos, lo cual podría retrasar el alza en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal (Fed).

Esta semana, el jueves 22 de enero, habrá un importante evento que podría mantener la tendencia ascendente de los mercados bursátiles, en caso que el Banco Central Europeo (BCE) anuncie nuevos estímulos monetarios que aumenten la liquidez mundial.

Técnicamente, el IPC quedó con señales positivas después del alza del viernes, tras respetar un piso en los 41,000 puntos, aunque un cambio de tendencia se confirmaría cuando supere su promedio móvil de un mes, que se ubica actualmente alrededor de los 42,000 puntos. Sin embargo, también podrían seguir influyendo en la semana, el desempeño de los precios del petróleo, la entrega de reportes financieros en los Estados Unidos y algunos datos económicos que se conocerán a partir del miércoles, después del feriado del lunes por la celebración de Martin Luther King.

Después de respetar en varias ocasiones un soporte ubicado en 41,000 puntos, el IPC deja expectativas positivas. No obstante, para confirmar un cambio de tendencia es necesario que el índice supere los 42,000 puntos donde se encuentra su promedio móvil de un mes, y poder extender el alza hasta los 42,760 o 43,460 puntos. Sin embargo, por el momento necesita confirmar las señales positivas el MACD y los promedios móviles, además debe volver a aumentar el volumen.

[email protected]