"No hay que dejarse llevar por movimientos de corto plazo y se debe tener una visión clara de las tendencias futuras. El mercado está absorbiendo bien los episodios de volatilidad y hay ajustes de corto plazo, no pánico vendedor". Así resume la fase de turbulencias que han vivido los mercados en las últimas sesiones Antonio Pulido, director de BBVA Global Markets Research. Pulido presentó sus perspectivas para el próximo año y estas son muy optimistas. Cree que el Ibex cerrará 2015 en los 12,000 puntos, lo que representaría una revalorización respecto a su cotización actual del 16.5%, o incluso que podría llegar a los 12,300 en el escenario alcista (un 19.4% más). Estas son cinco claves de las perspectivas de BBVA para el próximo año.

1. Más volatilidad, pero con un riesgo sistémico bajo. Los expertos de BBVA reconocen que en las últimas sesiones la brusca caída del precio del petróleo ha provocado momentos de tensión en los mercados, pero indican que los medidores de riesgos están todavía en niveles bajos. "El mercado está nervioso, pero no se ve un riesgo sistémico", indica Pulido. Según Munera, "nos hemos acostumbrados a una volatilidad muy baja a causa de la elevada liquidez que hay en el sistema. Tradicionalmente los episodios de volatilidad van asociados a movimientos de relocalización de flujos de inversión y creo que eso también está pasando ahora. Los mercados se adaptan a un nuevo entorno de dólar fuerte, caída en los precios de las materias primas y tipos de interés bajos.

2. El BCE seguirá la senda de la Fed. La acción de la Reserva Federal (Fed) en los últimos años marca, en opinión del centro de estudios de mercados de BBVA, una hora de ruta que seguirá Europa. Esta receta pasa por políticas monetarias y fiscales más laxas, reformas estructurales y medidas encaminadas a canalizar el exceso de liquidez en los mercados a la economía real. Pulido cree que Europa va a seguir ese camino el próximo año. El Banco Central Europeo (BCE) lanzará en el primer trimestre del próximo año un programa de compra de deuda pública que animará a los mercados.

El escenario en la zona euro no será de un gran crecimiento, afirman, pero sí se lograrán sortear las presiones deflacionistas. La caída de los costes de financiación de las empresas, el aumento de la riqueza neta de las familias, la caída de los precios de las materias primas y la depreciación del euro serán soportes para la economía europea y para las Bolsas en 2015.

Respecto a la Fed, más todavía después del discurso de ayer de Janet Yellen, estos expertos creen que el banco central estadounidense será muy prudente a la hora de acordar la primera subida de tipos desde 2008. "Se dará a finales del próximo año y será muy reducida", cree Pulido.

3. España, en un "círculo virtuoso". Si la visión general de perspectivas para el próximo año del centro de análisis del mercado de BBVA es bastante optimista, este sentimiento aumenta en el caso de España. Pulido considera que el Producto Interno Bruto (PIB) español seguirá creciendo por encima de la media de la zona euro, que los bancos están en condiciones de conceder créditos después de su proceso de saneamiento reflejado en los test de estrés y que se han despejado las dos grandes incógnitas que, en su opinión, obstaculizaba la economía española: el precio de la vivienda ha tocado suelo y los créditos a pymes y hogares están ya en tasas positivas. El empleo, han asegurado, también empieza a dar sorpresas positivas.

Estas buenas perspectivas para España se traducirán, según las estimaciones de BBVA, un un alza del Ibex y también en un buen comportamiento de su deuda soberana, respaldada también por los planes de acción del BCE. La prima de riesgo española podría caer en 2015 a los 70 puntos básicos. El mayor atractivo para los inversionistas estarán en los plazos largos, de diez años para arriba, explican.

4. Alza del 22% en el Eurostoxx. Ana Munera indica que "la Bolsa europea tiene un recorrido importante y más posibilidad de ofrecer sorpresas positivas el próximo año". En su opinión, el Eurostoxx 50 podría cerrar 2015 en los 3,900 puntos, un 22% por encima de sus niveles actuales. ¿Cuáles serán los respaldos para las Bolsas? Principalmente, tres: una percepción cada vez más generalizada de que el BCE comprará deuda pública el próximo año, por el impulso a las exportaciones que representa el debilitamiento del euro y por la caída del precio del petróleo y el resto de materias primas.

Como recuerda Munera, hasta ahora las subidas bursátiles en Europa han venido de la mano de un aumento de los PER (las veces que está incluidos los beneficios en el precio de la acción) y no por impulso de los resultados. El próximo año, estos expertos creen que habrá mejora de las revisiones de beneficios, en especial de los márgenes de las compañías. También son optimistas sobre los resultdos de la banca. "Entre medias tendremos sustos, pero la Bolsa seguirá comportándose bien", afirma Munera. Por sectores, aconseja invertir en compañías cíclicas y en empresas medianas y pequeñas.

5. Suelo del petróleo entorno a los 60 dólares. Una de las principales razones de las últimas caídas bursátiles ha sido el desplome brusco del precio del crudo. Los expertos del centro de análisis de mercados de BBVA creen que el petróleo se estabilizará en el entorno de los 60 dólares. Por esa razón, consideran que Rusia, país muy dependiente de la energía y cuya divisa se ha desplomado en los últimos días, podrá salir adelante de la crisis actual. Además, Pulido destaca que "Rusia tiene muchas reservas para hacer frente al golpe temporal y creo que eso servirá para disuadir a las posiciones cortas en Rusia.

6. Oportunidades en renta fija. Los tipos de interés seguirán bajos el próximo año y esto dejará pocas oportunidades de inversión en renta fija. Pocas, pero no ninguna. Desde BBVA aconsejan invertir en bonos europeos vinculados a la inflación y también en deuda híbrida. También creen que seguirá teniendo recorrido la deuda pública española.

En alianza informativa con CincoDías.com

[email protected]