El pasado miércoles comenzó el segundo semestre de un año que ha sido marcado por la pandemia de coronavirus. Los mercados accionarios han vivido contrastes pues, por una parte, se registró una de las mayores caídas en la historia de Wall Street, pero también una de sus recuperaciones más rápidas.

Mientras los inversionistas del mercado estadounidense han sido animados por promesas sobre una pronta recuperación económica global y las medidas de estímulo monetarias y fiscales para la economía, para el mercado bursátil mexicano el impulso no ha llegado y la recuperación es, por ahora, mínima.

Si bien el índice Dow Jones, el más importante del mercado estadounidense, se ubica en 25,827.36 unidades, debajo de los 28,538.44 puntos con los que inició el año, el Nasdaq, con grandes tecnológicas, se ubica en 10,207.63 unidades, contra 8,972.60 unidades del registro en su cierre de 2019.

Ambos índices se encuentran muy por encima de sus niveles mínimos de 2020 (el 23 de marzo), a los que cayeron en su peor momento durante la crisis. El Dow Jones recuperó 38.92% desde 18,591.93 unidades. El Nasdaq dio un rendimiento de 48.78% frente a su mínimo de 6,860.67 unidades.

En cuanto a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), su índice referencial S&P/BMV IPC cayó a un mínimo de 32,964.22, también el 23 de marzo, y hoy se encuentra en 37,950 unidades. Esto significa una recuperación de 15.13% durante el mismo periodo que los índices del mercado estadounidense.

El avance acelerado de las acciones estadounidenses ha provocado que algunas de las empresas de mayor crecimiento incrementen sus costos de oportunidad. Expertos han destacado que el segundo semestre del año ofrecerá oportunidades en la BMV, por los precios que hay ahora en Wall Street.

Pero antes deben cumplirse algunas condiciones económicas: “Este segundo semestre ofrecerá oportunidades para la economía mexicana, una vez que se haya recuperado el dinamismo y el T-MEC comience a materializar resultados”, destaca en un reporte el departamento de análisis de Marlin Investment Group.

Por lo pronto, la compañía afirma que en la segunda temporada de reportes se puede esperar que las emisoras presenten cifras afectadas por la pandemia y sobre todo por el confinamiento que inició en nuestro país el 24 de marzo, con un trimestre completo de demanda contraída en todos los sectores.

Por el contrario, Ángel Amancio, trader con experiencia institucional en Madrid y Nueva York, advierte que los precios de México sólo serán una oportunidad cuando la pandemia haya sido superada, debido a que los fundamentales económicos del país han recibido un golpe duro por el confinamiento.

“A todo esto podemos sumar que la gran mayoría de los países apoyaron a sus empresas para evitar posibles quiebras, pero la situación en México no fue así. Aquí continúan las formas paternalistas, el querer controlar la energía, la aversión a ayudar a las empresas”, dijo el operador de mercados.

Añadió que el T-MEC difícilmente será el impulso que lleve al mercado a un repunte, debido a que su revisión deja las cosas prácticamente sin cambios y sólo contribuye a “establecer las reglas y poner un poco de certidumbre en el mercado”, pero la falta de apoyos en el confinamiento “es el problema”.

[email protected]