Aunque en este año dos empresas han listado sus acciones en las bolsas de valores de México, se prevé que la salida al mercado de nuevas emisoras se mantenga desierta ante las bajas valuaciones, consideró Carlos González Tabares, director de Análisis y Estrategia Bursátil en Casa de Bolsa Monex.

Por la coyuntura actual “vamos a seguir todavía con esta sequía de OPIs, tanto en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) como en la Bolsa Institucional de Valores (Biva)”, opinó el directivo durante una conferencia virtual.

Este panorama, abundó, se explica por las bajas valuaciones que actualmente ofrece el mercado, lo cual hace poco atractivo para las empresas salir a vender sus acciones entre el público inversionista.

El especialista en temas bursátiles dijo que otra explicación de por qué se ve un panorama desierto para nuevas colocaciones accionarias en México es porque los inversionistas buscan “historias interesantes” y con perspectivas de crecimiento.

“Tenemos una coyuntura complicada para las empresas y la realidad es que se observa un crecimiento moderado y retador, una historia nueva debería de traer crecimientos mucho mejores para ser atractiva para los inversionistas, de lo contrario se van con empresas que ya conocen, que quizá tengan un crecimiento mucho más moderado”, detalló González.

En este 2020, en plena crisis sanitaria y después de casi tres años sin ninguna Oferta Pública Inicial en las bolsas locales, se sumaron dos nuevas empresas al mercado.

En julio arribó Cox Energy, una empresa de energía solar fotovoltaica en Biva, con una colocación por 452.7 millones de pesos.

En septiembre Grupo Acosta Verde, una firma desarrolladora de centros comerciales, debutó en la BMV como una empresa pública mediante un listado directo, pues fue producto de la combinación de negocios del SPAC (Special Purpose Acquisition Company, por su sigla en inglés) de Promecap.

No obstante, Carlos González dijo que en el mercado de deuda es en donde se esperan ver próximas emisiones, las cuales “eventualmente se pueden traducir en opciones para el mercado accionario mexicano, pero eso tardará un poco para verse transformado en la oferta de una nueva empresa pública.

judith.santiago@eleconomista.mx