Mientras que algunos asistentes confirmaron que se habría logrado un acuerdo para establecer un techo productivo de 10 millones de barriles para su comercialización global en los próximos meses con el fin de estabilizar los precios, finalmente se explicó que la reunión ministerial de la alianza OPEP+ y otros productores de petróleo finalizó este jueves sin un acuerdo definitivo sobre el gran recorte de la producción de crudo que estaban negociando para estabilizar el mercado, después de que México se retirara de las negociaciones.

Tras once horas de negociaciones vía videoconferencia, "las partes no pudieron llegar a un acuerdo", señaló el Ministerio de Energía de Kazajistán en un comunicado, en el que indicó que "no pierde la esperanza de que en el futuro se llegue a un consenso sobre una reducción colectiva de la producción petrolera (...)", detalló la agencia EFE.

Así, las conversaciones continuarán este mismo viernes, en el marco de la reunión del G-20, y la alianza espera poder convencer a México para que se sume a un nuevo acuerdo de recorte, señalaron a su vez a EFE fuentes de una de las delegaciones que participaron en la reunión.