Tras una semana negra, todo indica que la aversión al riesgo se mantendrá, dejando en un segundo plano las cada vez más sólidas cifras económicas de EU, y el epicentro seguirá siendo la zona euro.

La confianza en que la crisis griega sea controlada, antes de que se propague a otros países, desaparece, al tiempo que se incrementa el temor de que termine por afectar la recuperación económica mundial.

En su reporte semanal, Invex indica: Será difícil que se retome la tendencia que vimos desde marzo del año pasado. Creemos que ha llegado el fin de la etapa de recuperación de la crisis y comienza el periodo de consolidación que normalmente tiende a ser prolongado .

A pesar de la aprobación del paquete de ayuda por 110,000 millones de euros para Grecia, los inversionistas saben que es poco viable que se evite una reestructura de su deuda, lo que implicará pérdidas considerables en el balance de los bancos y que se contamine el movimiento de los flujos diarios interbancarios.

A lo anterior se suma la exigencia de años de severa austeridad fiscal, que ha provocado violentas protestas en Atenas.

Santander comenta: De corto plazo es difícil estimar que la volatilidad en los mercados financieros pueda disminuir. La incertidumbre sobre los países de la zona euro puede seguir vigente hasta no conocer los programas de ajuste fiscal, que también deberán aplicar otros países, incluso fuera de la zona euro como es el caso de Inglaterra .

Ola de ventas

En este contexto, las bolsas presentaron su peor semana del año.

En Europa, los principales índices accionarios cerraron en mínimos de siete meses con caídas semanales superiores a 10 por ciento.

En América, los descensos fueron menos bruscos pero superiores a 5 por ciento.

La venta de este tipo de activos (acciones) implicó la demanda de activos considerados seguros como los bonos del Tesoro, pero además ante los vaivenes de los fondos financieros internacionales, al sostenerse como uno de los destinos más recurridos, el oro llegó a rebasar los 1,200 dólares la onza, por primera vez desde principios de diciembre.

Mientras que, al cierre de la semana pasada el valor de las posiciones largas netas en dólares se ubicó en 23,300 millones, su mayor nivel desde 1999, cuando fue creado el euro.

Moody’s mira a la banca europea

La calificadora de riesgos Moody’s Investors consideró que el riesgo de contagio por los problemas de Grecia con su deuda soberana podría alcanzar a los sistemas bancarios de España, Portugal, Italia, Irlanda y Gran Bretaña.

[email protected]