Londres - Las acciones europeas cerraron a la alza este jueves, tras alentadoras cifras de ventas reportadas por los minoristas Carrefour y Associated British Foods que ayudaron a contrarrestar las pérdidas en el sector minero.

Las noticias corporativas fueron los principales impulsores del mercado este jueves. Los papeles de AB Foods -propietario del minorista de descuento Primark- y Carrefour subieron 5.5 y 3.3%, respectivamente tras reportar ambas compañías cifras positivas de los últimos meses del 2012.

La correlación promedio entre las principales acciones de la zona euro agrupadas en el índice Euro STOXX 50 y la volatilidad implícita en el índice ha caído con fuerza desde el segundo semestre del 2012, tras la promesa del jefe del Banco Central Europeo de salvar al euro que alejó los fantasmas de un desastre económico.

El índice Euro STOXX 50 subió 0.6%, a 2,718.93 puntos este jueves, mientras que el paneuropeo FTSEurofirst 300 ganó 0.48%, a 1,165.54 puntos.

Los índices ampliaron las ganancias por la tarde tras datos económicos positivos en Estados Unidos, donde los pedidos de subsidios por desempleo cayeron a un mínimo de cinco años la semana pasada y las construcciones residenciales subieron en diciembre a su mejor nivel en cuatro años.

Estos datos ayudaron al sector de materiales básicos, que dependen de la actividad económica global, a recortar pérdidas por la tarde.

El sector, que cerró con un descenso de 0.6%, fue el de peor desempeño luego de que la compañía minera Rio Tinto registró una amortización de 14,000 millones de dólares.

El índice FTSEurofirst 300 sigue atrapado en el rango de 1% en el que se ha movido la semana última, consolidándose en torno a su nivel más alto en 22 meses, pero los inversionistas siguen esperando más ganancias.

"Esta consolidación es saludable para hacer que esta tendencia alcista sea más sólida", dijo un operador en Milán.

El índice ha subido alrededor de 23% desde junio respaldado por programas de compras de bonos por parte de algunos de los más grandes bancos centrales del mundo.

Estos programas han hecho bajar los rendimientos de esos títulos y empujaron a los inversionistas hacia activos que ofrecen mejores retornos, como las acciones, pese a un crecimiento de las utilidades que sigue siendo negativo.

ros