El mercado accionario estadounidense subió recuperándose del descenso registrado más temprano en la sesión, debido a las ganancias de los sectores de energía y finanzas, pero los inversionistas se mostraron cautelosos sobre el potencial de otro estallido en la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

El sector financiero subió 0.91%, recuperando todas las pérdidas del día anterior, que se produjeron luego de que se profundizó la inversión de la curva de los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos.

Las ganancias del índice referencial S&P 500 también se vieron respaldadas por un incremento de 1.40% de las acciones de energía.

Los inversionistas se sintieron aliviados por la falta de nuevas noticias en el frente comercial, aunque la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos reafirmó el miércoles los planes del presidente Donald Trump de imponer un arancel adicional del 5% a una lista de importaciones chinas valoradas en 300,000 millones de dólares a partir del 1 de septiembre y el 15 de diciembre.

El Promedio Industrial Dow Jones subió 258.2 puntos, 1%, a 26,036.1 unidades, mientras que el S&P 500 ganó 18.78 puntos, 0.65%, a 2,887.94 unidades. El NASDAQ Composite sumó 29.94 puntos, 0.38%, a 7,856.88 unidades.

Destacaron las acciones de Papa John’s, que subieron 5% después de que un analista de Stifel las actualizó para comprar en espera tras el anuncio de que Rob Lynch asumirá el cargo de CEO.

Por su parte, los títulos de Hewlett Packard Enterprise ganaron 3.4% luego de que la empresa de tecnología empresarial reportó ganancias que superaron las expectativas de los analistas.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro de EU cayeron el miércoles y los de la deuda a 30 años tocaron mínimos históricos, porque el temor a una recesión y las tensiones comerciales entre Pekín y Washington han avivado la demanda por deuda gubernamental de bajo riesgo.

Los diferenciales negativos se están presentando en toda la curva de rendimientos de la deuda de EU, con retornos a corto plazo mayores a los de vencimientos más lejanos, una inversión que ha inquietado a los inversionistas debido a que suele preceder a una recesión.

Los bonos del gobierno a 30 años rindieron 1.939%,  2.2 puntos básicos menos que al cierre del martes, tras tocar un mínimo histórico de 1.905% más temprano el miércoles.

Sigue la crisis en Argentina

En medio de una crisis que parece agravarse cada día, el peso argentino volvió a hundirse el miércoles, pese a las amplias ventas de divisas del banco central y al intento de la entidad por restar liquidez en pesos al mercado cambiario.

La moneda argentina comenzó a derrumbarse tras las elecciones primarias de comienzos de agosto, en las que la amplia derrota que sufrió el presidente neoliberal Mauricio Macri, el candidato preferido por los mercados, lo dejó prácticamente sin oportunidad de ser reelecto.

Siguió cayendo el miércoles, a pesar de que el banco central limitó al inicio de la sesión el financiamiento en pesos a grandes exportadores para volcar más dólares al mercado.

Además, la entidad vendió 367 millones de dólares para intentar estabilizar la moneda, pero igualmente la divisa se depreció 2.96%, a 57.94 unidades por dólar, con lo que acumula un derrumbe de casi 32.24% en lo que va de agosto.

El riesgo país subía 113 unidades a 2,103 puntos básicos, su nivel máximo desde el 2005.

La Bolsa de Buenos Aires ganó 3.39%, a 25,458.04 enteros por recomposiciones de carteras.