El sector financiero que se encuentra en la primera línea de la tempestad bursátil, está debilitado por las tasas de interés bajas y las malas perspectivas de crecimiento mundial, que elevan los riesgos de créditos basura.

Con una pérdida de 25% desde el 1 de enero, los valores bancarios europeos son los más afectados por la volatilidad de los mercados, según el índice STOXX Europe 600 del sector bancario.

Esto ocurre pese a que se han aprendido las lecciones de la crisis financiera y a que el BCE, ha impuesto exigencias a los bancos, pidiéndoles que aumenten su solvencia, sus fondos propios o su liquidez para evitarle problemas sistémicos.

Los bancos están mejor preparados que en el 2008 para hacer frente a una crisis, porque el regulador ha reforzado los fondos propios y anunció que aumentará las exigencias , dijo Damien Leurent, responsable de Industria Financiera en Deloitte.

Para el analista, hay exceso de reacción en los mercados, ya que sea cual sea el movimiento, es percibido de forma negativa . Además, el volumen financiero en circulación es importante y se mueve rápido por la tecnología.

Ahora los bancos representan a la economía y, si la economía no va bien, entonces el sector bancario no va bien , prosigue.

Una mala situación mundial

En efecto, todo ello ocurre en un contexto mundial no muy bueno tanto en sus aspectos económicos (con precios del petróleo por los suelos y perspectivas de ralentización de la economía mundial) como en los políticos y geopolíticos (con la situación en Oriente Medio y la proliferación de atentados).

Todo ello afecta la percepción que los actores tienen del mercado.

Hoy hemos entrado, efectivamente, en un mundo en el que se tiene miedo , resume Leurent.

Según Christopher Dembik, economista de Saxo Bank, la cristalización del mercado en torno al sector bancario fue generada por la situación de los bancos italianos, cuyos créditos dudosos son estimados en unos 225,000 millones de euros por el Banco de Italia.

Esta situación provocó descrédito para todo el sector bancario en la región de la eurozona , aseguró el analista en una nota publicada el martes.

Según la agencia italiana Radicor, la capitalización del sector bancario italiano pasó de 121,000 millones de euros a principios de año a 86,000 millones el miércoles pasado, es decir, una caída de 35,000 millones de euros.