Las acciones de Grupo Elektra que se negocian en la Bolsa Mexicana de Valores se desplomaron ayer 17.66 por ciento.

Los papeles de la emisora cerraron con una cotización de 1,035.92 pesos, la caída se atribuye al cambio de metodología para la conformación de la muestra del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) anunciada por la BMV y que generará una disminución en la participación de la emisora dentro del índice.

Entre los inversionistas se despertó el temor de que los títulos de la empresa salgan del IPC, lo cual afectaría aún más el precio de su acción, y es que el hecho de que deje de formar parte del índice hace que se reduzca su bursatilidad.

El precio registrado ayer es el más bajo desde el 3 de noviembre del 2011, con esta caída, en lo que va del año la acción acumula una pérdida de 25.1 por ciento. Apenas en enero, llegó a cotizar por arriba de los 1,420 pesos por acción.

LAS NUEVAS REGLAS

El miércoles por la noche la Bolsa informó que ajustará la metodología de sus índices accionarios, incluyendo el IPC, para adaptarlos a las condiciones actuales del mercado.

El impacto más notorio es la ampliación de la definición de acciones flotantes.

De acuerdo con Accival Banamex un swap de rendimiento total (total return swap) y la forma en que se calculan el porcentaje de acciones en poder del público (floats) fueron un obstáculo considerable para los inversionistas que no poseían acciones de esta compañía. Elektra, y su swap de rendimiento total en el largo plazo, generó una demanda de más de cinco veces las acciones disponibles para su compra. Esta escasez se vio exacerbada por el programa de recompra de acciones de la compañía y por la práctica de muchas Afores de invertir en acciones a través de Naftrac (el ETF que replica el IPC de la Bolsa Mexicana de Valores).

Y menciona que el espíritu de la metodología (anterior) parecía ser excluir del cálculo del float las acciones que se encontraban bajo la influencia de los accionistas de control y de la administración, pero no excluía las acciones adquiridas por quienes ofrecen total return swaps negociadas por la administración.

Con las nuevas reglas, los swaps no se contabilizarían para el nuevo mínimo requerido de acciones flotantes. La nueva metodología indica que el mínimo necesario para que una serie accionaria se elija para participar en la muestra del IPC, será de 12% de las acciones inscritas o representar el equivalente a 10,000 millones de pesos.

Accival Banamex menciona que bajo las nuevas normas, la BMV considerará la inclusión en el IPC a una compañía con un valor de mercado lo suficientemente grande, incluso con un float mínimo. Por ejemplo, Elektra, con un valor de mercado de 310,000 millones de pesos , será elegible para su inclusión en el índice con un float de tan solo 3 por ciento

No obstante, y pese a que la nueva metodología entrará en vigor en septiembre, los inversionistas se adelantaron a concluir que sacarían a Elektra del IPC o de lo contrario tendría que deshacer sus instrumentos financieros derivados que le generaron pérdidas de 1,800 millones de pesos en el último trimestre del 2011.

Otros ajustes de la metodología son que se usará la mediana de la actividad operada para determinar las ponderaciones y para afinar el cálculo del factor de rotación, la BMV restará de la actividad negociada de cada emisora la actividad de operación de cruce que exceda 1.5 veces la desviación estándar de la operatividad promedio de cruces del mercado accionario de los 12 meses previos al mes en que se revisa la muestra del índice. Los ajustes se realizarán gradualmente: la mayoría se comenzarán a aplicar a partir de septiembre del 2012 y hasta julio del 2013.

valores@eleconomista.mx