El flujo operativo (EBITDA) de Grupo Bimbo cerró con un alza de 3.3% en el segundo trimestre del año, en comparación con el mismo periodo del 2018. El porcentaje fue mayor al estimado por el consenso de analistas, que esperaban un alza de 1.8 por ciento.

La panificadora más grande del mundo informó que el EBITDA ascendió a 7,707 millones de pesos, frente a los 7,461 millones de pesos registrados entre abril y junio del 2018.

Destacó también los resultados de la utilidad neta mayoritaria, la cual ascendió a 1,222 millones de pesos, equivalentes a un aumento de 527% en el periodo de comparación.

No obstante, las ventas netas prácticamente cerraron sin cambios contra el año anterior, en 72,324 millones de pesos, contra los 72,794 millones de pesos del segundo trimestre del 2018. Este resultado se explicó por la fortaleza del peso mexicano, presiones en volúmenes en Norteamérica y un consumo más débil en México, que fue compensado por el crecimiento en ventas de Estados Unidos.

En México, las ventas de Bimbo no crecieron en los últimos tres meses, si se comparan con los registros del mismo periodo del año pasado, con debilidad en las categorías de pan dulce y botanas, mientras que el desempeño de las marcas Bimbo Cero Cero y Oroweat Multigrano ayudaron a los resultados.

“Si bien las condiciones desafiantes persisten en algunos de los mercados en los que operamos, continuamos implementando controles de costos y aprovechado nuestro liderazgo global y la fortaleza de nuestras marcas, para impulsar el crecimiento a largo plazo”, manifestó en el reporte trimestral, Daniel Servitje, presidente del Consejo y director general de la compañía panificadora más grande del mundo.

[email protected]