La ganancia del banco de inversión Goldman Sachs Group Inc cayó un 56 por ciento en el cuarto trimestre, pero superó con largueza los pronósticos de los analistas, que los habían recortado considerablemente en las últimas semanas.

El mayor banco de Wall Street por activos ganó 978 millones de dólares, o un 1.84 dólares por acción, en el trimestre anterior, lo que se compara con 2,200 millones de dólares, o 3.79 dólares por título, del mismo período del 2010.

Los analistas habían esperado, en promedio, que Goldman ganara 1.24 dólares por papel.

Las acciones de Goldman subían un 1.4% a 99 dólares en las operaciones previas a la apertura del mercado y tras la presentación de los resultados.

"Pese a la debilidad estacional y a un difícil ambiente de negocios, Goldman puede, al menos, mantener la cabeza en alto", dijo Gary Townsend, presidente de Hill-Townsend Capital.

Durante el trimestre, los mercados de bonos y de acciones fueron afectados por la volatilidad generada por la crisis de deuda de Europa, lo que llevó a sus clientes a evitar el riesgo y a postergar adquisiciones y ofertas de acciones y bonos.

Como resultado, Goldman y rivales como JPMorgan Chase & Co y Citigroup Inc experimentaron bajas importantes en sus operaciones en mercados de capitales.

Aunque los ingresos de Goldman cayeron un 30% a 6,000 millones de dólares desde los 8,600 millones de dólares del año anterior, el banco tomó medidas para reducir los gastos y reportó menos impuestos que los del mismo período del año anterior.

Los gastos operacionales bajaron un 7% a 4,800 millones de dólares, mientras que la provisión de impuestos de Goldman de 234 millones de dólares fue un 78% menor.

Las reducciones de gasto le permitieron a Goldman informar de una ganancia mejor que las previsiones calculadas por analistas en las semanas previas a la presentación del reporte.

A mediados de diciembre, el analista de Barclays Roger Freeman redujo su estimación de ganancias para el cuarto trimestre de Goldman a 75 centavos por acción, diciendo que el 2011 fue "otro año para el olvido" en Wall Street.

RDS