La emisión de deuda de alto rendimiento en América Latina cayó 50.56% en el tercer trimestre del año en comparación con el trimestre anterior, de 8,900 millones de dólares entre abril y junio a 4,400 millones de dólares entre  julio y septiembre, reveló un informe de Moody’s Investors Service.

“Solo siete emisores llegaron al mercado, principalmente en la categoría Ba, mientras un sentimiento de inversión débil va emergiendo hacia los deteriorados mercados emergentes, limitando el acceso a los mercados de capital, particularmente para empresas con calificaciones más bajas”, señala el análisis.

El total de 17,200 millones de dólares de emisión en los primeros nueve meses del año es por debajo de los niveles de emisión de los últimos años a excepción de 2018.  De los 4,400 millones de dólares emitidos durante el tercer trimestre, 1,500 millones de dólares correspondieron a los pagarés de Vale Overseas Limited, 850 millones de dólares a los pagarés de Ultrapar International, 700 millones para Central American Bottling, y 500 millones de dólares a BRF.

Mientras, un nuevo emisor, JSM Global emitió 500 millones de dólares en notas senior no garantizadas por Lojas Americanas S.A. (Ba1 estable), uno de los minoristas más grandes de Brasil.

El 95% del monto emitido se ubica en un nivel de Ba, mientras que el 5% restante está calificado como Caa, informó Moody’s.

Se incluyeron 92 compañías en el estudio en América Latina con 199,000 millones de dólares de deuda calificada pendiente a septiembre de 2020, por encima de 120,000 millones a marzo de 2020, luego de la baja de calificación de Pemex a Ba2 en abril.

Debido a Pemex, México representa  43% de la deuda calificada, desde un 3% en marzo, mientras que Brasil contribuye con el 22% del total.

claudia.tejeda@eleconomista.mx