Tras 21 meses consecutivos de incrementos a tasa anual, las remesas familiares que envían los mexicanos desde Estados Unidos bajaron 2.1%, según datos del Banco de México.

Durante el séptimo mes del año, las remesas sumaron 1,866 millones de dólares y se mandaron 314.7 dólares en promedio. Estos montos son menores si se comparan con los dos meses anteriores en que el nivel de las remesas superaba los 2,000 millones mensuales y los 320 dólares en promedio.

Bancomer destacó que desde septiembre del 2010 no se veía una disminución en la tasa de crecimiento anual. Ello debido a que el empleo en algunos sectores con alta concentración de migrantes mexicanos parece estarse estancando, como ocurre en construcción, esparcimiento y alojamiento, y en comercio al menudeo, en los cuales se emplea más de 40% de los migrantes mexicanos.

Estableció que si bien las cifras de empleo en estos sectores para el mes de julio son preliminares, ya muestran en algunos casos pérdida de puestos de trabajo.

Para el caso de los migrantes mexicanos, las estimaciones preliminares de Bancomer indican que en el séptimo mes del año, el empleo ya no creció con el dinamismo que lo venía haciendo.

Lo anterior aunado a la disminución del tipo de cambio (pesos por dólar) en el mes de julio es lo que pudo ocasionar que las remesas en ese mes disminuyeran, explicó Bancomer.

Cuando cada dólar vale menos pesos, los incentivos a enviar dinero también se reducen , recordó. Del comportamiento de las remesas hacia adelante, consideró que habrá que esperar a tener información más robusta para saber si nos encontramos en un nuevo punto de inflexión en las remesas que pudiera llevar a una tendencia a la baja y con ello estarían ajustando su pronóstico o si es una situación extraordinaria.

BONO MIGRANTE

Pero la baja en el flujo de remesas no a todos les pega. De acuerdo con el secretario de Desarrollo Económico del estado de Michoacán, Ricardo Martínez Suárez, el perfil de los migrantes originarios de esa entidad es otro.

Se trata de los migrantes que se fueron en los años 70 u 80 que ya tienen una vida ordenada y el estancamiento en el empleo en Estados Unidos no les impacta mucho.

Por eso, Michoacán sigue distinguiéndose como una de las entidades en captar más remesas. Recibe 783 millones de dólares trimestrales, lo que equivale a 50% del presupuesto del estado de Michoacán en un año.

Aun así informa que están preparando el lanzamiento de un bono migrante formado con el ahorro de remesas como base para inversiones.

Será un fondo pro migrante que se constituirá con diferentes asociaciones del extranjero en donde podrían participar tanto la Iniciativa Privada como el gobierno estatal.

leonor.flores@eleconomista.mx