En un contexto internacional, en el que los temores por el rumbo de la recuperación económica aumentan, el principal índice del mercado accionario mexicano, el IPC, se hundió 3.36%, la mayor caída desde el 22 de junio del 2009, para cerrar en las 32,568.19 unidades.

Entre los títulos más afectados estuvieron los de materias primas como los de las mineras Grupo México y Peñoles, que perdieron 4.70 y 5.14%, respectivamente.

Tan sólo 10 emisoras de las 82 que cotizaron en la Bolsa Mexicana consiguieron cerrar en terreno positivo.

El mal comportamiento fue generalizado y arrastró a los mercados financieros de todo el mundo.

Las bolsas cayeron de manera generalizada, luego de la publicación del Índice de Confianza del Consumidor de Estados Unidos, que retrocedió de 62.7 a 52.9 puntos de mayo a junio, ante las preocupaciones sobre el empleo, siendo además la mayor caída desde febrero.

Asimismo,The Conference Board revisó a la baja su índice adelantado para la economía de China a tan sólo un alza de 0.3% en abril, desde una cifra oportuna de 1.7 por ciento.

De esta manera, el índice accionario de la Bolsa de Shanghai, el SSEC, se derrumbó 4.27%, su menor nivel de 14 meses.

Lo anterior se encargó de minar las esperanzas de los inversionistas acerca de que China, uno de los principales motores de la economía global, no sufrirá una gran desaceleración.

Estos factores se sumaron a las preo­cupaciones por una crisis de liquidez en el sistema bancario, esto previo al vencimiento por 442,000 millones de euros al Banco Central Europeo por parte de varios bancos, mañana.

Hace un año, el BCE le abrió a las instituciones bancarias una línea de crédito ilimitada para hacer frente a la sequía de liquidez que se mantenía tras la crisis financiera del 2008.

En este escenario, se generó una ola masiva de ventas de activos riesgosos, por lo que los inversionistas se dirigieron a activos seguros como el oro y los bonos del Tesoro estadounidense.

En Wall Street, el SP&500 cerró en mínimos de ocho meses al caer 3.10%, mientras que el NASDAQ cayó 3.85%, y el promedio industrial Dow Jones se hundió 2.65%, a mínimos de octubre del año pasado.

Por su parte, en Europa, el FTSE 100 de Inglaterra cayó 3.10%, en tanto el IBEX-35 de España y el alemán DAX retrocedieron 5.45 y 3.33% cada uno.

Los activos como el petróleo tampoco pudieron salvarse, el WTI cayó 2.95% a 75.94 dólares por barril.

Hoy, los mercados podrían extender sus pérdidas ante el pesimismo con respecto al rumbo de la economía y por la cautela por las subastas de deuda de algunos países de la zona euro, así como por el vencimiento par el pago al BCE.

[email protected]