Las exportaciones japonesas de cobre refinado se derrumbaron 52% en mayo desde el mismo mes del 2010 a 23,764 toneladas, en un octavo mes seguido de disminuciones anuales, mostraron datos del Ministerio de Hacienda este miércoles.

Las cifras reflejan una decreciente demanda de China, el principal consumidor mundial de cobre.

Sin embargo, las exportaciones subieron un leve 0.8% desde abril, con un alza en la participación de China a 36% en mayo desde 29% en abril. En marzo, China recibió 48.5% de las exportaciones japonesas de cobre refinado.

Las importaciones chinas de cobre refinado cayeron 6.9% en mayo a un mínimo en 30 meses luego de caer 16.6% en abril, por las abundantes existencias y la debilidad de la demanda.

Taiwán recibió 32% de las exportaciones japonesas en mayo, igual que en abril.

Indonesia y Tailandia son también mercados clave para el cobre japonés.

La demanda de cobre, usado en utensilios, materiales de construcción y chips para ordenadores, es tomada muchas veces como medida anticipada de la actividad económica.

Con la recuperación tras las interrupciones en la producción a raíz del masivo terremoto del 11 de marzo, los fabricantes japoneses lograron un alza en el volumen de productos de cobre laminado de 2.4% en mayo desde abril.

Este comportamiento se vio favorecido por una fuerte demanda de aparatos de aire acondicionado afines al medio ambiente, que contrarrestó la debilidad en chips y automóviles.

Los envíos de alambres y cables de cobre también subieron en mayo desde el año previo.