Las ventas minoristas de México crecieron en abril a su mayor tasa en 13 meses, apoyadas principalmente en un mayor número de días festivos, mientras el consumo local sigue arrastrando ciertas secuelas de la última recesión.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dijo este miércoles que las ventas al por menor se expandieron 1.13% en abril en cifras ajustadas por estacionalidad, arriba de 0.39% estimado por analistas en un sondeo previo de Reuters.

El fuerte aumento de abril, el mayor desde marzo de 2010, estuvo apoyado principalmente en las ventas de los supermercados y de las tiendas departamentales por el efecto de la Semana Santa, pero no marca una tendencia para el volátil indicador.

La Semana Santa cayó en 2010 en marzo y este año en abril.

"La recuperación de las ventas minoristas en abril es bienvenida pero hasta ahora en este ciclo el crecimiento del consumo privado ha estado relativamente deprimido", dijo Alberto Ramos de Goldman Sachs en un reporte.

A tasa interanual, las ventas al menudeo subieron un 4.9 por ciento en abril, su mayor tasa en 11 meses, también superando las expectativas de los analistas de un aumento de 3.30 por ciento.

En tanto, las ventas mayoristas se expandieron 2.39% en abril en la serie desestacionalizada, pero en la comparación anual cayeron 4.1%, su segundo tropiezo consecutivo, en un reflejo de la volatilidad por la que atraviesa el consumo interno.

La economía mexicana sufre aún los coletazos del desplome económico que la sacudió sobre todo en el 2009 por la debacle financiera de Estados Unidos.

Las ventas minoristas crecieron 2.9% entre enero y abril a tasa interanual, según el INEGI.

Se espera que la economía mexicana registre una expansión de 4.3% este año, impulsada principalmente por sus exportaciones a Estados Unidos, su mayor socio comercial.

La economía mexicana se desplomó 6.1% en el 2009, su peor tropiezo en 15 años, pero rebotó 5.5% en el 2010.

RDS