La compañía petrolera estatal Saudi Aramco informó el domingo que había ejercido su opción greenshoe para vender 450 millones de acciones adicionales, elevando el tamaño de su oferta pública inicial (OPI) a un récord de 29,400 millones de dólares.

Inicialmente, Aramco recaudó 25,600 millones de dólares en su OPI de diciembre, un nivel récord, al vender 3,000 millones de acciones a 32 riales por acción (8.53 dólares) . Pero había indicado que podía vender acciones adicionales a través de la sobreasignación de acciones.

Las acciones de Aramco se mantuvieron planas a 35 riales poco después de la apertura del mercado, según datos de Refinitiv.

Una opción de greenshoe, o sobreasignación, permite a las compañías emitir más acciones en una OPI cuando hay una mayor demanda de los participantes en la oferta inicial. A los inversores se les asignaron las acciones adicionales durante la construcción de libros, refirió Aramco.

“Hoy no se ofrecen acciones adicionales en el mercado y el gerente de estabilización no tendrá acciones en la compañía como resultado del ejercicio de la opción de sobreasignación”, comunicó Aramco.

Muy volátiles

Las acciones de Aramco han sido volátiles en medio de las crecientes tensiones entre Estados Unidos e Irán, que se encuentra en el golfo de Arabia Saudita.

Las acciones de Aramco cayeron a 34 riales el 8 de enero, su nivel más bajo desde que comenzaron las operaciones el 11 de diciembre, pero cerraron en 34.80 riales el jueves.

El precio de cierre del viernes valoró a Aramco en 1.87 billones de dólares, por encima de su precio de salida a Bolsa, pero por debajo del objetivo del príncipe heredero, Mohammed bin Salman, el codiciado objetivo de 2 billones para la salida a Bolsa. En lo que va del presente año tiene una caída de 1.28%, según datos de Reuters.